‘Presos políticos’ se unen a huelga de hambre en Nicaragua
Protesta para liberar a presos políticos en Nicaragua. Foto de Canal 12

Decenas de “presos políticos” en Nicaragua se sumaron a una huelga de hambre iniciada en enero pasado por seis de ellos para obtener su libertad, y algunos no consumirán ni agua, informaron este lunes los reos, a través de múltiples cartas enviadas desde prisión.

“Nos declaramos en huelga de hambre al extremo, sin consumir nada, NADA, ni agua (…), hasta obtener y poder hacer efectiva nuestra salida”, informó un grupo de diez “presos políticos”, cuyos familiares pidieron a EFE no divulgar sus nombres, para que los reos no sufran represalias dentro de la cárcelLa Modelo“.

En una carta circulada este mismo lunes, otro grupo de “La Modelo”, cuya cantidad no fue especificada, anunció su participación en la huelga de hambre.

“Bajo las circunstancias en las cuales nos encontramos, la mejor forma de protestar y ejercer presión es la huelga de hambre, así lo estamos haciendo”, escribió el segundo grupo.

Más de 65 personas llevan meses encarceladas en Nicaragua, y algunos años, por participar en protestas contra el presidente Daniel Ortega, según diferentes movimientos opositores.

En sus cartas, demandaron ayuda a la comunidad internacional, y exigieron a los actores locales no negociarlos con Ortega como “moneda de cambio”.

“A los organismos internacionales, OEA (Organización de los Estados Americanos), ONU (Organización de las Naciones Unidas), UE (Unión Europea), USA (Estados Unidos), les pedimos que apliquen sanciones y no le den más oxígeno a este Gobierno”, demandaron los “presos políticos”.

“Al Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada), a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, a la Unidad Nacional Azul y Blanco, y partidos políticos, dejen de negociar cosas que todavía no tienen importancia y no nos tomen como moneda de cambio (…) dejen de jugar con nuestra libertad”, agregaron.

Uno de los reos exigió al representante de los empresarios en la opositora Alianza Cívica, Mario Arana, que se disculpe por sugerir públicamente que los “reos “políticos” esperen recluidos hasta las elecciones de 2021.

“Si a usted le valemos un bledo, (si) te vale nuestra libertad, sencillo, que se aparte y no ande figurando solo para agarrar fama”, sostuvo el convicto.

Los “presos políticos” se quejaron por la falta de un informe que refleje las condiciones en las que se encuentran.

“En estas celdas, donde pasamos picaduras de alacranes, mosquitos, cucarachas, estamos expuestos al VIH, tuberculosis, dolores musculares, gripe, diarrea, úlceras en nuestras partes íntimas, entre otras, donde creo que usted no pasa dos días, más el desvelo diario aquí”, describe la carta a Arana.

Los reos tuvieron palabras para el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag: “Señor nuncio, confiamos en que usted pueda negociar la salida de nosotros para el 14 de febrero, Dios lo bendiga”.

Sommertag es el único personaje ajeno al oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) con el que Ortega acepta negociar, aunque el religioso no se reúne con la Asociación de Víctimas de Abril (AVA), compuesta por familiares de los reos, entre otros afectados por la crisis.

La crisis que vive Nicaragua desde el estallido social contra Ortega en abril de 2018 ha dejado entre 328 y 684 muertos, según organismos humanitarios nacionales e internacionales, así como cientos presos o desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnur), han responsabilizado por la violencia y crímenes “de lesa humanidad” al Gobierno de Ortega, quien ha explicado que se defiende de un “golpe de Estado fallido”.

Con información de EFE