Minuto a Minuto

Deportes Jardine no ve equipo favorito en su segunda final con América
Jardine, campeón con América, afirmó que no ve equipo favorito a horas de vivir frente a Cruz Azul su segunda final consecutiva
Nacional Los muertos de López Obrador
            Esto es algo que México no puede soportar y no se trata de que solo este haya sido un sexenio sangriento, no, viene de atrás, pero sí es el peor
Nacional “Yo nunca había visto una cosa así”: Álvarez Máynez tras colapso de templete
En las primeras declaraciones que dio a medios, desde el lugar de los hechos, Álvarez Máynez aseguró que nunca había visto algo así
Nacional MC suspende actividades tras colapso de templete en Nuevo León
Dante Delgado, líder de MC, señaló que suspenderán todas las actividades por el accidente que ocurrió en Nuevo León
Nacional ONG critican la “invisibilización” de la violencia machista en las candidaturas en México
Organizaciones señalan la falta de propuestas de las candidaturas presidenciales para atender la violencia contra las mujeres en México
Porto Alegre, Brasil, se prepara para una nueva crecida de ríos
Porto Alegre, Brasil, se prepara para una nueva crecida de ríos. Foto de EFE

La región metropolitana de Porto Alegre, al sur de Brasil, volvió a llamar a vecinos de diversos barrios a evacuar ante una nueva crecida de los ríos, aunque algunos se resisten a hacerlo por miedo a los robos y por no tener a dónde ir.

Después de las alertas de la semana pasada, el Ayuntamiento de Canoas, ciudad de unos 350 mil habitantes al norte de Porto Alegre, pidió por redes sociales y mediante camiones con altavoces que habitantes de siete barrios dejen inmediatamente sus casas. Otra vez.

En Niteroi, un barrio humilde, ya hay decenas de viviendas cerradas, mientras que los vecinos que aún no se han ido salen a todas horas para ver cómo está el dique que separa las calles del Gravataí, uno de los afluentes que desembocan en el río Guaíba.

“No puede pasar, es peligroso“, dice un policía en el acceso al dique, que está acordonado desde las 05:00 h.

“¡Pero, hombre, quiero monitorear el agua!”, responde indignado Óscar Gamalho, un marinero de 62 años que tiene casa en la calle de al lado.

El agua está subiendo “unos 10 centímetros cada dos horas” y el dique, dice Gamalho, “está sufriendo y puede romperse”. Por si acaso, llamó ayer a un camión de mudanza para llevarse ropa, muebles y nevera a la casa de unos familiares.

El Gobierno del estado de Rio Grande do Sul advirtió este martes de que el río Guaíba puede batir el récord histórico alcanzado la semana pasada, debido a las fuertes lluvias que cayeron en los últimos días. Las peores inundaciones que se recuerdan en la región ya han provocado más de 600 mil desplazados, 149 muertos y 127 desaparecidos.

La medición más alta, de momento es una cota de 5.23 metros, a siete centímetros del récord de la semana pasada y más de dos metros por encima de la cota de inundación, un nivel nunca visto antes y que mantiene a la ciudad anegada desde el pasado 3 de mayo.

Porto Alegre, Brasil, se prepara para una nueva crecida de ríos - brasil1-1024x683
Voluntarios rescatan a un perro en una inundación en el río Gravataí. Foto de EFE

Evacuaciones inminentes

Y parece que la pesadilla no termina. En la misma calle donde vive Gamalho, Francisco Pereira y Michelle Silveira corren de un lado para otro para prepararse para una evacuación inminente: dos mochilas llenas, bolsas con comida, y una pila doblada de mantas.

“Estamos en alerta. Cuando el agua llegue, zas… Lo único es que no sabemos adonde ir. No tenemos casa en la playa y las de los familiares o están inundadas o cerradas”, cuenta Pereira, de 40 años.

La pareja lleva días sin dormir por la amenaza del río, y él dice que ya recogió 38 carretillas de basura de un torrente cercano para evitar que las bombas que succionan el agua estancada se emboten.

“Cuando pase la tempestad, vendo el carro y construyo una segunda planta… Si viene otra inundación, lo meto todo arriba”, dice.

En el cercano barrio de Fátima, otro de los que el Ayuntamiento ha pedido evacuar completamente, Simone Teixeira, ingeniera de 38 años, lleva dos días esperando que un barco la lleve a su urbanización para recoger el computador que se dejó.

Evacuó el 3 de mayo cuando vio el agua llegar. Solo se quedaron una decena de vecinos para vigilar las viviendas ante posibles robos y los que se fueron ahora les llevan comida y agua para resistir.

“Ya han intentado entrar una vez en la urbanización“, asegura, frente a una calle medio inundada de donde salen botes y canoas.

Según Teixeira, el Ayuntamiento alertó demasiado tarde de lo que venía: “Ahora avisan, pero al principio no dijeron nada en nuestro barrio, solo que nos quedásemos tranquilos”. Finalmente, salió con el agua hasta la cintura.

Con información de EFE