¿Por qué se atrasan los relojes digitales en Europa?

Foto de BBC
Foto de BBC

Esta semana, la Red Europea de Operadores de Sistemas de Transmisión de Electricidad (ENTSOE, por sus siglas en inglés) explicó la causa

Muchas personas en 25 países de Europa vivieron desde mediados de enero la extraña experiencia de notar que los relojes eléctricos de sus viviendas no marcaban la misma hora que los digitales.

El problema se extendió desde España hasta Polonia y desde Grecia hasta Alemania e incluso, Turquía. Y no, no se trató de un desperfecto de los equipos.

Esta semana, la Red Europea de Operadores de Sistemas de Transmisión de Electricidad (ENTSOE, por sus siglas en inglés) explicó la causa.

Para sorpresa de muchos, detrás del extraño fenómeno había un motivo político.

La organización detalló que el problema comenzó a mediados de enero y afirmó que, hasta el martes, cuando se hizo público, los relojes habían experimentado un retraso que va, en diferentes rangos, hasta los 6 minutos.

La ENTSOE explicó en su comunicado que el sistema eléctrico de Europa continental experimentó “constantes desviaciones de potencia” debido a problemas de suministro por parte de uno de los operadores.

El “viejo continente” tiene un sistema de generación eléctrica interconectado, lo que implica que la energía que circula por su espacio geográfico se genera conjuntamente entre los diversos países.

“Las desviaciones de potencia han llevado a una ligera caída en la frecuencia eléctrica. Esto a su vez también ha afectado a los relojes eléctricos que están controlados por la frecuencia del sistema de potencia”, añadió la organización.

La fluctuación es extremadamente pequeña: de los 50 hertzios con los que opera el sistema energético europeo, los equipos estaban recibiendo 49.996, lo que no implicaba una diferencia significativa para el funcionamiento de la gran mayoría de los dispositivos, pero sí para los relojes.

La ENTSOE, no obstante, aseguró que nunca el sistema energético europeo había sufrido una desviación de frecuencia similar y que la energía faltante ascendía hasta el pasado martes a 113 GWh.

Aunque dos días después confirmó que ya el problema se había solucionado, adelantó que tomará un tiempo antes de que la situación de la potencia eléctrica se normalice en los países afectados.

De acuerdo con la organización eléctrica europea, el problema comenzó cuando una planta de energía en Kosovo, una antigua provincia de Serbia, entró en reparaciones a inicios de año.

Esto provocó un déficit en el suministro de energía del país, pero Serbia, que todavía controla el sistema de transmisión de Kosovo, se ha negado a compensar la diferencia, aunque ambos países tienen un acuerdo en este sentido desde 2015.

Y como los dos países están integrados al sistema europeo y Kosovo ha estado utilizando más energía de la que produce, se ha producido un déficit en el sistema de trasmisión del continente.

Kosovo era una provincia serbia que se independizó tras una guerra librada entre 1998 y 1999, cuando terminó el conflicto con bombardeos de la OTAN.

Sin embargo, tiempo después, los conflictos y las tensiones entre los dos países continúan.

Kosovo, con una población mayoritariamente de origen étnico albanés y musulmán, declaró su independencia finalmente en 2008, pero Serbia y muchos de sus grupos étnicos no reconocen la autoridad del gobierno del nuevo país.

Con información de BBC


electricidadeuropa