Pompeo y Ghani acuerdan acelerar proceso de paz en Afganistán
Mike Pompeo viajó a Afganistán para reunirse con el presidente Ghani, días antes de las negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes. Foto de EFE

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el presidente afgano, Ashraf Ghani, acordaron “acelerar” las negociaciones con los talibanes para poner fin a casi dos décadas de conflicto armado en la nación asiática, informó este jueves el Departamento de Estado en un comunicado.

Pompeo y Ghani conversaron por teléfono este miércoles y “acordaron que ahora es el momento de acelerar los esfuerzos para alcanzar un final negociado de la guerra en Afganistán“.

Durante su llamada, Pompeo aseguró a Ghani que “no ha habido ningún cambio en la estrategia del presidente Donald Trump en el sur de Asia”, a pesar de los polémicos comentarios que el mandatario estadounidense pronunció el 22 de julio y que han despertado un gran malestar en el país asiático.

En concreto, Trump dijo que podría ganar la guerra de Afganistán “en una semana”, pero agregó que no quiere ir por “esa vía” ya que supondría “matar a 10 millones de personas”.

“Podría ganar esa guerra en una semana pero no quiero matar a 10 millones de personas (…) Afganistán podría quedar borrada de la faz de la tierra. No quiero ir por esa vía”, sostuvo Trump.

Preguntada sobre esos comentarios, la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, pidió al pueblo de Afganistán que recuerde que “durante casi 20 años los estadounidenses han perdido su vida para que el pueblo afgano tenga la posibilidad de elegir su propio futuro”.

“Eso no ha sido un compromiso pequeño, sino muy grande”, manifestó Ortagus en una rueda de prensa.

Hoy mismo, se encuentran de visita en Kabul el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el general Joseph Dunford, y del enviado especial de EE.UU. para la reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad.

Tras su visita a Kabul, el enviado especial estadounidense se trasladará a Doha, donde comenzará la octava ronda de negociaciones con los talibanes, centradas hasta ahora en la retirada de las tropas internacionales, la principal demanda de los insurgentes.

Ambas partes buscan una salida a casi dos décadas de conflicto armado en la nación asiática, aunque hasta ahora los talibanes se han negado a sentarse en la misma mesa con el Gobierno afgano.

Con información de EFE