El sospechoso de dispararles a tres personas en un restaurante de Oklahoma City, Estados Unidos, antes de ser asesinado a balazos por otros individuos no estaba vinculado con las víctimas ni el local, tenía autorización para portar armas y difundió un video en el que afirmó que su televisor estaba poseído por el diablo, indicaron las autoridades.

Los investigadores intentan determinar un móvil para el ataque del jueves en el que cuatro personas resultaron heridas, señaló Bo Mathews, capitán de la policía de Oklahoma City. Dijo que la única interacción que los agentes tuvieron con el sospechoso Alexander Tilghman, de 28 años, fue cuando fueron convocados por un reporte de agresión doméstica cuando él tenía 13 años.

En un informe de la policía acerca de ese incidente en 2003 se indica que Tilghman fue arrestado después de que su madre le dijo a la policía que él la golpeó varias veces durante una disputa por una aspiradora.

Alexander Tilghman

Mathews dijo que aparentemente la balacera del jueves fue al azar, pero hizo notar que Tilghman condujo un vehículo hasta el restaurante y portaba equipo protector para sus ojos y oídos.

“Parecía que ya había decidido que descargaría su arma de fuego una vez que llegara allí”, dijo Mathews durante una conferencia de prensa el viernes. Hizo énfasis en que la investigación está en curso y confirmó que se examina la salud mental de Tilghman.

En una página de Facebook que según la policía era del sospechoso, Tilghman difundió un video en el que afirma que su televisor está poseído por el diablo. En esa página se utiliza la misma fotografía de perfil que un canal de YouTube en el que un hombre que parece ser Tilghman también describe que su televisor está bajo poder de demonios y dice estar rodeado por computadoras.

Calmadamente implora ayuda de un “verdadero ser humano”, y señala que tiene tendencias suicidas, se siente solo y realmente está “empezando a volverse loco”.

Una mujer que respondió el teléfono en la casa que se cree es de la madre de Tilghman declinó hacer comentarios cuando The Associated Press la contactó.

Las cuatro víctimas se encontraban estables el viernes, informó la policía.

Mathews elogió a los dos ciudadanos que acudieron a sus vehículos por armas y balearon a Tilghman afuera del restaurante. Dijo que es improbable que ninguno de los dos hombres, Juan Carlos Nazario y Bryan Whittle, enfrenten cargos penales.

La Asociación Nacional del Rifle, que defiende el derecho a poseer y portar armas, expresó en un tuit el viernes que el tiroteo es un ejemplo de que “la mejor manera de detener a una mala persona armada es una buena persona armada”.

Con información de AP