Piden ayuda para repatriar restos de alpinista mexicano
Foto de Facebook

Los familiares de José Miguel Mendoza Paulin, uno de los dos alpinistas mexicanos que perdieron la vida por una avalancha en la montaña Huascarán, en Perú, ha solicitado apoyo para repatriar los restos de este.

A través de redes sociales, amigos y familiares de José Miguel han iniciado una campaña para conseguir los fondos necesarios para la repatriación, ya que debido a la dificultad para rescatar los cuerpos, se agotó la aportación de cinco mil dólares realizada por la cancillería mexicana.

Por tal motivo, se han puesto a disposición de la población los datos de una cuenta bancaria en la que se puede depositar el donativo.

WhatsApp-Image-20160723

Asimismo, se han dado a conocer los números telefónicos de Daniel Mendoza Paulin (55 31 419496) y Magda Mendoza Paulin (55 13 77 11 64) para solicitar informes o preguntar sobre alguna otra manera en la que se puede apoyar.

La Asociación de Guías de Alta Montaña de Perú (AGMP) confirmó el viernes la muerte de los dos montañistas mexicanos que fueron arrastrados el martes pasado por una avalancha en el Nevado de Huascarán, a cinco mil 800 metros de altitud.Los cuerpos de Mendoza Paulin y Carlos Guido Belkotosky Rascón fueron localizados jueves y viernes en una grieta conocida como “La Canaleta” y trasladados a la morgue de Huaraz, la ciudad más cercana.

De acuerdo con la agencia peruana de noticias Andina, también murieron los montañistas peruanos Julio Suárez Rey y Gilberto Loli, cuyos cuerpos fueron rescatados después de tres días de búsqueda en los Andes peruanos.

En el rescate participaron cuadrillas de personal de la AGMP y de la Unidad de Salvamento de Altamontaña (USAN) de la Policía Nacional del Perú (PNP).

En la expedición participaban en total nueve montañistas (dos españoles, tres mexicanos y cuatro peruanos), pero cinco de ellos lograron sobrevivir.

Fueron rescatados con vida los españoles Xavier Gualarte Peiro y Marc Veza Rodiño, los peruanos Santiago Cochachin Albino y Marino Caldúa Milla, así como el mexicano Rubén Jaen Cataño, quien abandonó la caminata antes de la avalancha por sentirse mal de salud.

La Asociación de Guías de Alta Montaña indicó que se mantiene en contacto con las embajadas mexicana y española.

Redacción