Países europeos aumentan restricciones para afrontar nueva ola de COVID-19
Un empleado del Ministerio de Emergencias de Rusia trabaja en las labores de desinfección de la estación de tren de Kazansky, en Moscú. Foto de EFE

Varios países europeos aumentan las medidas restrictivas para frenar la nueva ola de COVID-19: Alemania debate obligar a los sanitarios a vacunarse y en Países Bajos excluir a los no vacunados del pase covid, aunque den negativo.

Alemania

Alemania debate sobre nuevas medidas para hacer frente a la pandemia del coronavirus, como imponer la vacunación obligatoria para trabajadores de algunos sectores, entre ellos el sanitario, sin que haya todavía un acuerdo entre los tres partidos que negocian una futura coalición de Gobierno.

El debate precede a la votación que el próximo jueves se celebrará en el Bundestag (Parlamento) , que tiene previsto aprobar las nuevas medidas preparadas por socialdemócratas, liberales y verdes para sustituir desde el 25 de noviembre a las vigentes durante el estado de emergencia contra la pandemia.

Pero ya cunde el escepticismo sobre la capacidad de controlar alguna de ellas, como la que prevé que el uso del transporte público estaría restringido a personas vacunadas, que pasaron la enfermedad o con un test negativo reciente.

Italia

La obligatoriedad de mostrar el certificado sanitario en los medios de transporte, incluidos los taxis, y la posibilidad de detener los trenes si viajan personas con síntomas de COVID-19 son algunas de las medidas que entran hoy en vigor en Italia, cuando está aumentando la circulación del coronavirus.

En Italia, desde el pasado 15 de octubre, para trabajar, tanto en el sector público como en el privado, es obligatorio mostrar el documento que certifica que se está vacunado, que se ha pasado la enfermedad o que se cuenta con una prueba negativa reciente.

Francia

El Gobierno de Francia está en alerta porque ha habido un fuerte repunte de contagios en las últimas semanas que de momento no se traduce en una situación preocupante en los hospitales, e insiste en que no tiene ningún plan de confinamiento.

Sin excluir nada expresamente, el portavoz del Ejecutivo, Gabriel Attal, dijo sobre la posibilidad de recurrir a medidas de ese tipo para las Navidades: “No está previsto, ni de lejos ni de cerca, volver a confinarse”.

Francia abrirá en diciembre la vacunación de recuerdo a los mayores de 50 años (ahora ya se está haciendo con los mayores de 65 años y con los que tienen otros factores de riesgo) pero no está previsto aconsejarla también para los menores de esa edad.

Grecia

Desde comienzos de noviembre en Grecia las personas no vacunadas tienen que presentar una prueba de COVID-19 negativa para poder sentarse en las terrazas de los locales, mientras que los espacios interiores están reservados exclusivamente para los vacunados.

Además de los restaurantes, el resto de los comercios, bancos y edificios públicos también deben exigir a sus clientes una muestra del certificado de vacunación o una prueba rápida o PCR negativa reciente, que corre a cargo del cliente.

Además, Grecia impuso en septiembre la obligatoriedad de la vacuna contra el COVID-19 a todos los sanitarios, así como trabajadores en centros de mayores.

Países Bajos

El Parlamento de Países Bajos debate hoy la posible introducción de la llamada “política 2G” en el pase covid, que supondría la total exclusión de las personas no vacunadas de la restauración y los eventos aunque den negativo en un test de coronavirus, un paso polémico para el que el apoyo político no está garantizado.

En la actualidad el uso de mascarillas es obligatorio en todos los espacios cerrados de acceso al público; la hostelería y los supermercados deben cerrar a las 20:00 h; dos horas después del cierre de los comercios no esenciales; y se requiere el pase covid para la mayor parte de la actividad social, desde la restauración hasta los cines, gimnasios y piscinas.

Rusia

Fuera de la Europa comunitaria, Rusia registró hoy más de 1.200 muertes por COVID-19 por octavo día consecutivo, acercándose al máximo de fallecimientos -mil 241- notificado el pasado sábado, informaron las autoridades locales.

Las autoridades rusas atribuyen el fuerte aumento de contagios y muertes en las últimas semanas a la agresividad de la variante delta, la falta del cumplimiento estricto de las reglas sanitarias por parte de muchos rusos y, sobre todo, a la baja tasa de vacunación en el país.

Ante el empeoramiento de la situación epidémica el Gobierno ha enviado al Parlamento un proyecto de ley para implantar el uso obligatorio de un pase sanitario en lugares públicos y el transporte que, si recibe el visto bueno de los parlamentarios, entrará en vigor a partir del próximo 1 de febrero. Hasta entonces, los no vacunados podrán acceder a los establecimientos “libres de covid” y usar otros servicios no esenciales con una prueba PCR negativa.

Con información de EFE