OEA rechaza política de EE.UU. de separar a niños migrantes


Foto de CBP
Foto de CBP

El organismo instó a la CIDH a realizar una visita a la frontera sur de EE.UU. para conocer las condiciones en las que viven los menores

La Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó hoy por consenso una resolución en la que rechazó la política de Estados Unidos de separar niños de familias migrantes en la frontera, y llamó a ese gobierno a evitar dicha práctica.

La resolución ofrecida por el gobierno de México y copatrocinado por El Salvador, Guatemala y Honduras, manifestó su “enérgico rechazo” a dicha política por considerar que “genera una práctica violatoria de los derechos humanos, en particular de niñas, niños y adolescentes”.

Alentó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a realizar una visita ‘in situ’ a la frontera sur de Estados Unidos para conocer las condiciones en que esos menores son mantenidos en centros de detención.

Asimismo pidió a la comisión la implementación de las medidas que estime pertinentes, incluyendo la eventual adopción de medidas cautelares, y presentar un informe al respecto al Consejo Permanente de la OEA.

Aunque el presidente estadunidense Donald Trump firmó la semana pasada una orden ejecutiva suspendiendo de manera temporal la separación, miles de niños continúan aún en centros de detención o albergues en espera de ser reunidos con sus padres.

En algunos casos, tales reunificaciones han sido complicadas debido a que algunos de los padres fueron ya deportados a sus países, mientras los menores han quedado bajo la custodia del gobierno federal estadunidense.

Foto de The Atlantic

El embajador mexicano ante la OEA, Jorge Lomónaco, dijo que la resolución no está dirigida a condenar a ningún país, “mucho menos uno con una sociedad democrática vibrante, diversa y plural que ha mostrado profundos desacuerdos internos sobre esta tema”.

“La condena es contra una política que es cruel e inhumana; que viola los derechos humanos de los más vulnerables, y que todavía hoy mantiene a miles de niños y niñas separados de sus padres” apuntó.

El embajador de Estados Unidos, Carlos Trujillo, dijo que su gobierno daba la bienvenida a la discusión del tema migratorio, pero defendió la controversial práctica, parte de la política de ‘cero tolerancia’, como un acto de soberanía de su gobierno.

Hizo eco de las palabras del vicepresidente estadunidense, Mike Pence, en el sentido de que “así como Estados Unidos respeta sus fronteras y su soberanía, nosotros insistimos que ustedes respeten las nuestras”.

Aunque la mayoría de los países de la región representados en el Consejo condenaron esta política con grados variados de tono, la más dura provino de Venezuela, que aprovechó la ocasión para cobrar cuentas con la administración Trump.

“Apartar a los niños y niñas de sus madres es una decisión cruel, inhumana, inmoral, pero sobre todo constituye técnicamente un crimen porque a miles de niños se les está sometido deliberadamente a privaciones que tienen los mismos efectos que la tortura”, dijo la representante alterna, Carmen Velázquez.

Estados Unidosmigrantesniños migrantesoea