“Netanyahu recibió sobornos y cometió fraude”: Policía de Israel


“Netanyahu recibió sobornos y cometió fraude”: Policía de Israel

El anuncio de las autoridades al instante generó dudas sobre la capacidad de Netanyahu para permanecer en el cargo


La policía israelí recomendó este martes que el primer ministro Benjamin Netanyahu sea acusado de soborno, fraude y abuso de confianza, ensombreciendo el futuro del líder de Israel.

El anuncio de las autoridades al instante generó dudas sobre la capacidad de Netanyahu para permanecer en el cargo.

Benjamin Netanyahu. Foto de Hareetz

Concluyendo una investigación de un año, la policía recomendó que Netanyahu sea procesado en dos casos de corrupción: un caso de regalos a cambio de favores conocido como “Caso 1000”, y un segundo escándalo, denominado “Caso 2000”, en el que se sospecha que el primer ministro Netanyahu llegó a acuerdos secretos con Arnon Mozes, editor del popular diario Yediot Aharonot, para garantizar una cobertura más favorable sobre su imagen.

Netanyahu, dirigiéndose a la nación en vivo por televisión incluso antes de que la policía publicara sus conclusiones, dejó en claro que no renunciaría.

“Siento la profunda obligación de seguir liderando a Israel de una manera que asegure nuestro futuro”, declaró, antes de iniciar una defensa de 12 minutos sobre su conducta.

Arnon Mozes. Foto de Politico

Los hallazgos de la policía ahora deben ser examinados por los fiscales estatales y el fiscal General, Avichai Mandelblit.

La decisión final sobre presentar cargos formales o no recae en el Mandelblit y está sujeta a una audiencia previa con los abogados de Netanyahu.

Según la policía, cigarros sumamente caros y champaña rosa llegaron a la residencia oficial del primer ministro en Jerusalén en cantidades suficientes para almacenar un pequeño salón de cocteles. Los generosos patrocinadores de estos regalos incluyen a Arnon Milchan, un productor israelí de cine.

Sin embargo, son los favores que Netanyahu pudo haberle otorgado a sus amigos los que podrían anunciar la caída del mandatario israelí. Una acusación formal de soborno sería, por mucho, el resultado más serio y el más ominoso para la supervivencia política del primer ministro.

Arnon Milchan y Benjamin Netanyahu. Foto de Hareetz

Netanyahu está cumpliendo su tercer mandato consecutivo desde su elección en 2009, y su cuarto puesto desde la década de 1990. Si permanecía en el puesto hasta julio de 2019, establecería un récord de tiempo total en el cargo, superando al del fundador del estado, David Ben-Gurion.

El mandatario ha negado con vehemencia cualquier delito y se ha comprometido a seguir luchando, asegurando que ninguna recomendación de la policía provocará su renuncia.

Benjamín NetanyahuIsrael