Mariano Rajoy advierte que el populismo “es contagioso” y reto para las democracias liberales
Mariano Rajoy. Foto de EFE

El expresidente conservador del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió que “el populismo es contagioso”, y admitió que él mismo actúo de forma populista cuando estableció las elecciones primarias como método de designación de dirigentes en su formación, el Partido Popular (PP).

“Me contagié” de populismo, constató Rajoy en una conferencia pronunciada en la ciudad de Palma, en las islas Baleares, en el Mediterráneo.

El exdirigente popular advirtió de que el populismo es “uno de los mayores retos a los que se enfrentan las democracias liberales“, y que “puede ser de extrema derecha, de extrema izquierda o de nada”.

Rajoy gobernó de finales de 2011 hasta mediados de 2018, cuando el actual jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, lo desalojó del poder por medio de una moción parlamentaria de censura.

Su sucesor al frente del PP, Pablo Casado, fue elegido en julio de 2017 en un sistema mixto entre elecciones primarias y votación posterior de compromisarios.

El exlíder conservador citó como ejemplos de movimientos populistas el proceso independentista ilegal de 2017 en la región española de Cataluña, cuando él era jefe del Ejecutivo, el Brexit, y también el lenguaje inclusivo.

Y aludió de manera expresa o veladamente como líderes de esta tendencia al exministro izquierdista español Pablo Iglesias y el expresidente de EE.UU., Donald Trump (“un millonario de Nueva York”, dijo).

“En la política -según Rajoy- se ha producido un proceso de infantilización” contrario a la características que la buena gestión pública requiere: “Reflexión, asunción de responsabilidades (…), moderación, equilibrio y sensatez”, opinó el exgobernante español, que publicó en diciembre pasado el libro “Política para adultos”.

Rajoy consideró que la principal y “más peligrosa” faceta de los movimientos populistas “es el desprecio a la ley”, una característica propia de movimientos sociales como “okupas y las plataformas antidesahucios”, o políticos como “los nacionalistas catalanes”.

Criticó el mensaje habitual de algunos líderes de distinguir entre acción política y gestión económica, cuando “no hay mejor manera de hacer política que atender a la economía”.

“Las democracias son los regímenes políticos que más progreso han generado a lo largo de la historia”, recordó, tras defender la necesidad de acentuar la cohesión política e institucional y la unidad de acción exterior de la Unión Europea.

Se declaró defensor tanto de la monarquía como del rey emérito Juan Carlos I de España, “que no es lo mismo”. En su opinión, el padre de Felipe VI está siendo “atropellado inmisericordemente”.

Juan Carlos I reside en Abu Dabi desde agosto de 2020, tras marcharse de España por presuntos negocios irregulares en el extranjero que la Fiscalía española investiga. El rey emérito abdicó en su hijo en junio de 2014.

Con información de EFE