Los profundos problemas de la Iglesia Católica en Chile

Foto de Internet
Foto de Internet

Ya en el año 2013 se hablaba de una crisis de pastores en el país sudamericano, la cual llevó al nombramiento como obispo de Juan Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales

La crisis que vive la Iglesia Católica en Chile no es nueva ni se limita solo a los abusos de menores por parte de los sacerdotes. Tomó mucho tiempo en surgir, en el seno mismo del clero y requirió de años de maquillaje e ignorancia para gestarse, a tal punto que el propio papa Francisco fue víctima de ella y terminó por minimizarla.

Ya en el año 2013 se hablaba de una crisis de pastores en el país sudamericano, la cual se debía al descrédito y los escándalos ocurridos en el seno de la iglesia. Lo anterior llevó indirectamente al nombramiento como obispo de Juan Barros, acusado de encubrir los abusos cometidos por otrora influyente sacerdote Fernando Karadima.

En ese entonces, un sacerdote explicó desde el anonimato que “tenemos el más débil episcopado de nuestra historia, con obispos que no hablan, que no golpean la mesa, ‘perros mudos’ diría el profeta, nadie se la juega por nadie, se les ve asustados, débiles, hay un ambiente de mucha desolación”.

Foto de Internet

Con la llegada de 2011 y la suspensión de Karadima, la curia romana pensó que el problema había terminado, sin embargo en 2014 la crisis resurgió cuando Michelle Bachelet pidió la remoción de Marco Barros, entonces obispo militar. Barros no solo era repudiado por la sociedad, sino que además se granjeó la animadversión de los militares.

Contrario a lo pedido por la mayoría, el papa verificó el nombramiento de Barros y salió en su defensa públicamente, rechazando las acusaciones en su contra y considerándolas calumnias.

Ahora, los problemas de la iglesia chilena comienzan a acumularse y a plantear un reto cada vez mayor para el pontífice. En el corto plazo debe solucionar la crisis de pastores y designar nuevos obispos que laven la cara de la iglesia.

A esto hay que añadir que continúa pendiente la transición en la arquidiócesis de Santiago, la más importante del país, de Puerto Montt, Rancagua y Valparaíso, cuyos titulares cuentan actualmente con 76, 75, 78 y 75 años de edad, por lo que deberían retirarse en breve.

Con información de Vatican Insider

chilecrisisiglesia católica