Ley en Senado de California violaría secreto de confesión: arzobispo

Ley en Senado de California violaría secreto de confesión: arzobispo - ley obligaría a sacerdotes a violar secreto de confesión en California
Foto de Josh Applegate/Unsplash

José Gómez, arzobispo de Los Ángeles, recordó que la confesión es sagrada "para todo sacerdote y para todo católico"

José Gómez, arzobispo de Los Ángeles, recordó que la confesión es sagrada “para todo sacerdote y para todo católico” y alertó que una ley que se encuentra a discusión en el Senado de California podría poner en riesgo dicha práctica.

Al respecto, explicó que la ley 360 del Senado estatal de California ordenaría a los sacerdotes informar sobre cualquier caso de abuso de menores que escuchen durante la confesión. Por ello, consideró que la medida representa “una amenaza mortal para la libertad religiosa de todos los católicos“.

“Lo que es más alarmante es que este proyecto de ley se está promoviendo sin tener ninguna evidencia de que protegerá a los niños”, afirmó el arzobispo.

Por otro lado, recordó que los sacerdotes católicos de California ya están obligados por ley a reportar cualquier sospecha de abuso sexual, siendo la única excepción que se enteren en el confesionario.

En cuanto a la postura del proyecto de ley 360, que señala que se ha abusado del secreto de confesión para no denunciar miles de abusos de niños de distintos credos y religiones, reviró que en las audiencias sobre el mismo “no han presentado un solo caso, ni en California ni en ningún otro lugar, en el que este tipo de delito pudiera haberse evitado si un sacerdote hubiera revelado información que hubiera escuchado en confesión”.

Monseñor Gómez aseguró que el proyecto pretende resolver una crisis que no existe, pues el abuso infantil no es algo que la gente confiese a los sacerdotes y que es más probable que periodistas y abogados se enteren de estos casos, sin embargo a estos grupos no se les pide eliminar el secreto profesional o la protección de fuentes.

El arzobispo recalcó que el abuso sexual infantil es un crimen y un pecado horrible que la iglesia ha enfrentado por mucho años, al grado que tan solo en California se han implementado varias políticas y programas para mantener a los niños a salvo.

“Tomamos huellas dactilares y verificamos los antecedentes del personal de la Iglesia, contamos con personas que ayudan a las víctimas y tenemos protocolos estrictos para abordar las denuncias contra sacerdotes y contra otras personas que trabajan para la Iglesia”, explicó.

Finalmente, dijo que si el objetivo es prevenir el abuso sexual infantil no tiene sentido enfocarse en los sacerdotes ni en el sacramento de confesión,

El proyecto de ley 360 del Estado debería ser rechazado. Y tendríamos que seguir trabajando juntos para buscar formas efectivas de combatir este flagelo del abuso sexual infantil en nuestra sociedad”, concluyó.

Con información de ACI Prensa

californiaconfesiónproyecto de ley