Lava del Kilauea podría provocar problemas de salud en habitantes


Foto de Hawaii News Now
Foto de Hawaii News Now

Los servidores públicos coincidieron en que la mejor opción para los habitantes es abandonar las áreas que están en riesgo, pero alertó que el uso de cubrebocas de papel no filtra todas las toxinas que libera la lava


Este martes, la lava del volcán Kilauea ardía a través de una selva tropical en Pahoa y se encuentra a unos tres kilómetros de la desembocadura al océano, lo que aumenta la probabilidad de que la emergencia en Hawái se agrave por un flujo que podría durar semanas, trayendo problemas de salud.

La noche del lunes, funcionarios de salud en la isla advirtieron a los residentes que los filtros de mascarilla más comunes disponibles -el tipo de papel utilizado para lijar y pintar- protegerían solo contra las cenizas y no eliminarían el dióxido de azufre.

“Pueden existir condiciones severas como asfixia e incapacidad para respirar”, advirtió la Autoridad de Defensa Civil del condado. “Esta es una situación grave que afecta a toda la población expuesta”.

Los servidores públicos coincidieron en que la mejor opción para los habitantes es abandonar el área. No obstante, otras alternativas incluyen permanecer en el interior con las ventanas cerradas y el aire acondicionado funcionando o haciendo lo mismo dentro de un automóvil, con el botón de “recirculación de aire” encendido.

La lava ya forzó la evacuación de casi dos mil personas y arrasó con al menos 36 estructuras, incluidas 26 viviendas en un vecindario rural a unos 35 kilómetros de Hilo, la ciudad más grande de la isla.

Columnas de gases venenosos que acompañan a los flujos están matando a los árboles y pastos que no han sido tocados por el magma, y los funcionarios de salud advierten que los gases representan un riesgo significativo para la salud de cualquier persona en el área.

El paso de periodistas está prohibido en las áreas donde la lava está más activa, aunque los científicos del gobierno están monitoreando los flujos.

“Llevo mucho tiempo y sé que esto es diferente”, dijo el alcalde del condado de Hawaii, Harry Kim, quien nació en 1939, 20 años antes de que Hawái se convirtiera en estado.

Los residentes ansiosos del área se enfrentan a la posibilidad de que los flujos de lava no terminen pronto.

El último episodio de actividad comenzó el 3 de mayo, y el flujo ha estado descendiendo lentamente cuesta abajo desde entonces, principalmente a través del vecindario de Leilani Estates.

 

El lunes, los flujos llegaron a la zona de Lanipuna Gardens, cerca de Pohoiki Road, y las autoridades instaron firmemente a todos los que se encuentren en el área a que se retiren.

También el lunes, las autoridades anunciaron que habían eliminado una gran cantidad de líquido inflamable almacenado en una planta eléctrica geotérmica en el camino de flujo potencial de la lava.

La planta bombea el líquido por vía subterránea para generar vapor para generar electricidad, pero los pozos se llenaron con agua y se taparon para que no representen ningún peligro adicional durante el flujo.

La lava llevó a las autoridades a cerrar nuevas carreteras en el área y restringir el acceso a residentes y agricultores. Las tropas de la Guardia Nacional cuentan con puestos de control y la policía está realizando patrullas itinerantes para reducir el riesgo de saqueos.

Un hombre ya ha sido acusado de saqueo y se enfrenta a cargos por delitos graves inusualmente rígidos en virtud de una orden de emergencia.

Con información de USA Today

hawaikilauealava