Cerrar fronteras e imponer estados de emergencia, respuestas falsas a ómicron
Cerrar fronteras e imponer estados de emergencia, respuestas falsas a ómicron. Foto de EFE

Alemania, Reino Unido, Francia o Canadá no han cerrado por completo sus fronteras, como señalan publicaciones difundidas en redes sociales que falsean las medidas adoptadas por los gobiernos ante la variante ómicron del COVID-19, entre las que también incluyen estados de emergencia que no se han decretado.

Esos mensajes añaden que España ha declarado una “emergencia prorrogable” y que Brasil ha registrado “4 mil 100 muertos”.

“Todos estos países han confirmado que la cuarta oleada del COVID-19 es más mortífera que la primera”, dice el mensaje compartido en Facebook y que tiene origen en una cadena de WhatsApp, donde una alerta advierte de que el contenido ha sido “reenviado muchas veces”.

El crecimiento reciente del número de casos de COVID-19 en Europa y la irrupción de la variante ómicron han llevado a algunos países a adoptar nuevas restricciones, entre las que se encuentran la limitación de accesos de ciudadanos procedentes de África, pero son falsas las afirmaciones que señalan que los gobiernos citados han cerrado completamente sus fronteras y otras hechas sobre los estados de emergencia.

Aunque con limitaciones, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Canadá permiten el acceso a sus territorios a los ciudadanos extranjeros.

Viajeros esperando por prueba rápida de PCR en el Aeropuerto Internacional de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Foto de EFE/ EPA/ NIC BOTHMA.
Viajeros esperando por prueba rápida de PCR en el Aeropuerto Internacional de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Foto de EFE/ EPA/ NIC BOTHMA.

Las restricciones de viaje actuales en Canadá, por ejemplo, son para extranjeros que en los últimos 14 días hayan viajado por 10 países africanos ante la nueva variante ómicron. Estos son: Botsuana, Egipto, Suazilandia, Lesoto, Malaui, Mozambique, Namibia, Nigeria, Sudáfrica y Zimbabue.

A pesar de que en marzo de 2020 Canadá sí cerró las fronteras para viajes no esenciales, las volvió a abrir el 9 de agosto a los estadounidenses vacunados y el 7 de septiembre al resto del mundo.

Los viajeros extranjeros tienen permiso de entrada si están vacunados y presentan un test de COVID-19 negativo, pero en algunos casos tendrán que hacerse otra prueba tras llegar al país y esperar el resultado en cuarentena.

Canadá tampoco tiene más de mil muertos diarios, como señalan los mensajes citados. Según el portal estadístico OurWorldinData, de la Universidad de Oxford, nunca se ha acercado a esa cifra; el máximo de fallecidos diario fue el 29 de abril de 2020 con 244.

Arabia Saudita y Tanzania, países también citados en estos mensajes, tampoco han ordenado el cierre total de sus fronteras. Los dos permiten visitas internacionales para vacunados con una prueba negativa. Arabia Saudita restringe, como Canadá, la entrada de los viajeros de ciertos países de África.

En cuanto a las fronteras de los demás países europeos mencionados, la mayoría ha restringido el acceso a personas provenientes de destinos africanos. Alemania exige a todos los viajeros fuera de la Unión Europea (UE) vacunación completa, sin excepciones, pero no tiene las fronteras cerradas.

Pasa lo mismo con Reino Unido, Francia e Italia, que tienen diversos controles, pero permiten mayormente la entrada al país.

Los mensajes citados también señalan que Brasil “se sumerge en su capítulo más mortífero con más de 4 mil 100 muertos hoy”.

Este país tuvo más de 4 mil muertos el 6 de abril del 2021 pero sus defunciones han ido descendiendo desde junio, mientras que las publicaciones se refieren explícitamente a la variante ómicron, detectada en noviembre y declarada como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el día 26.

En conclusión, aunque el incremento de casos en algunos países y la detección de la variante ómicron han llevado a varios gobiernos a incrementar las medidas de seguridad, se han viralizado mensajes que exageran y mienten sobre el alcance de las restricciones, así como sobre la gravedad de la situación actual de la pandemia.

Con información de EFE