Guatemala extradita a EE.UU. al otro hijo del expresidente panameño Martinelli
Luis Enrique Martinelli Linares. Foto de EFE

Guatemala extraditó a Estados Unidos a Ricardo Alberto Martinelli Linares, hijo del expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014), requerido en ese país bajo cargos de lavado de dinero por la trama Odebrecht.

El hijo mayor del expresidente panameño partió rumbo a Nueva York para unirse a su hermano, Luis Enrique Martinelli Linares, extraditado el pasado 15 de noviembre, según confirmaron fuentes oficiales.

Luis Enrique Martinelli Linares. Foto de EFE

Ricardo Alberto fue arrestado el 6 de julio de 2020 en Guatemala cuando intentaba abandonar el país junto a su hermano, quien ya se declaró culpable el pasado 2 de diciembre de las acusaciones en su contra ante una corte de Nueva York.

Junto a Martinelli Linares también fueron extraditados a Estados Unidos, Iram Adonis Mérida y los hermanos Haroldo Lorenzana Cordón y Marta Julia Lorenzana Cordón, los tres bajo cargos de narcotráfico.

Tanto Martinelli Linares como las otras tres personas extraditadas fueron trasladados a la sede de la Fuerza Aérea Guatemalteca bajo fuertes medidas de seguridad a primera hora de la mañana, para ser entregados a las autoridades estadounidenses y posteriormente enviados vía aérea a EE.UU.

Rumbo a Nueva York

Ricardo Alberto Martinelli Linares, de 42 años, se unirá en Nueva York con su hermano, Luis Enrique Martinelli Linares, de 39, quien el pasado 2 de diciembre se declaró culpable en un tribunal federal de Nueva York por blanqueo de dinero en una trama relacionada con la constructora brasileña Odebrecht.

La sentencia en contra de Luis Enrique será el 20 de mayo del próximo año cuando el juez Raymond Dearie dicte la sentencia, que podría ser de un máximo de 20 años.

Para Ricardo Alberto podría ser el mismo camino, después de que los hermanos fueran detenidos en Guatemala el 6 de julio de 2020 cuando intentaban abandonar el país centroamericano en un avión privado, tras casi un año de paradero desconocido.

La aprehensión de ambos se llevó a cabo a solicitud de Estados Unidos y por más de 17 meses los hermanos fueron encarcelados en la prisión del cuartel militar Mariscal Zavala, en el noreste de Ciudad de Guatemala, hasta su respectiva extradición a Estados Unidos.

Según la acusación de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, los Martinelli Linares son responsables del delito de conspiración para cometer blanqueo de capitales y dos delitos de ocultamiento de información a ese efecto, entre 2009 y 2015, por casi 28 millones de dólares.

Los hermanos intentaron inicialmente a toda costa evitar su extradición a Estados Unidos en 2020, pero en los últimos meses cambiaron su estrategia. Precisamente el expresidente panameño Ricardo Martinelli dijo el pasado 15 de octubre que quería que sus dos hijos detenidos en Guatemala fueran pronto a EE.UU. para “demostrar” su inocencia.

“Yo quisiera que mis hijos fueran lo más rápido posible a los Estados Unidos porque ellos tienen que demostrar su inocencia allá”, declaró el expresidente a periodistas en Panamá.

La estancia de los hijos del expresidente Martinelli en Guatemala incluyó un presunto plan para fugarse de la prisión del cuartel militar, según denunció a principios de julio el ministro de Gobernación (Interior), Gendri Reyes, supuestamente alertado por agencias de seguridad de países amigos.

Sin embargo, el 23 de agosto pasado el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, aseveró en una entrevista con un medio panameño que nunca se pudo comprobar el supuesto intento de escape de los hermanos.

La trama Odebrecht

La constructora brasileña Odebrecht empleó unos 788 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos, políticos y partidos políticos en Panamá y otros once países del mundo para obtener y mantener negocios para la empresa.

El 21 de diciembre de 2016, Odebrecht se declaró culpable en el distrito Federal de Brooklyn (Nueva York) y fue condenada en 2017 al pago de esa misma cantidad.

Los sobornos se hicieron en relación con “más de cien proyectos en doce países, incluidos Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela”, según los documentos del tribunal.

Con información de EFE