Enterradas en Bucha 340 personas de la presunta masacre rusa, según Ucrania
Imagen de satélite que muestra una probable excavación de una tumba (d) cerca de la Iglesia de San Andrés en Bucha, Ucrania. Foto de EFE

Los servicios funerarios de la ciudad de Bucha, cercana a Kiev y que fue liberada recientemente por el Ejército ucraniano, han localizado y enterrado a unos 340 cadáveres de civiles encontrados en sus calles, informa el diario ucraniano Pravda.

Las autoridades de Kiev denunciaron la masacre cometida por el ejército ruso en esa ciudad del norte del país, que fue asediada y bombardeada durante semanas y en la que, al ser recuperada por las tropas del país, se encontraron cientos de cadáveres en sus calles, la mayoría de ellos civiles.

Según el diario Pravda, que cita fuentes de los servicios funerarios de este surburbio kievita, “en total se han encontrado entre 330 y 340 cuerpos en Bucha, pero hay más”, precisó.

“Recogimos 15 cuerpos de la calle Yablunska cuyas manos habían sido atadas y que habían recibido un disparo en la cabeza. Hoy [el 3 de abril] encontramos 30 cuerpos”, describieron las fuentes.

Según Serhiy, otro empleado del servicio funerario de Bucha que también cita el diario local, los trabajadores están sobrepasados y no pueden seguir con estas tareas de recuperación de cuerpos.

“Mañana tenemos que visitar al menos 20 direcciones más. Muchas personas están enterradas en patios y parcelas. No podemos decir el número exacto. Todavía no tenemos listas completas. Ya hemos enterrado a alrededor de 350 personas”, insistió.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschkó, indicó este domingo que los civiles sin vida hallados en las calles de Bucha “tenían las manos atadas a la espalda”, tal y como puede verse en las fotografías difundidas por medios internacionales.

El presidente del país, Volodímir Zelenski, calificó anoche en una televisión estadounidense de “genocidio” contra el pueblo ucraniano lo que está haciendo Rusia.

Y la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) afirmó tener indicios de que el Ejército ruso había cometido posibles crímenes de guerra en las áreas bajo su control, entre ellos ejecuciones sumarias de civiles.

Con información de EFE