El papa pide a médicos católicos participar en debate del aborto


Foto de Archivo
Foto de Archivo

Para el líder católico, el rol de los médicos no se reduce a ser “simples ejecutores” de la voluntad de un enfermo o de las exigencias de un sistema sanitario

El Papa Francisco pidió hoy a una delegación de médicos católicos, a los cuales recibió durante una audiencia privada en el Vaticano, que intervengan activamente en las discusiones públicas sobre temas sensibles como el aborto o la eutanasia.

Ante los representantes de la Federación Internacional de las Asociaciones de los Médicos Católicos (Fiamc) les advirtió que las palabras, los gestos y los consejos de esos profesionales pueden convertirse, si son coherentes, en un testimonio de fe vivida.

Para el líder católico, el rol de los médicos no se reduce a ser “simples ejecutores” de la voluntad de un enfermo o de las exigencias de un sistema sanitario.

Foto de AP

Por eso, defendió su libertad para ofrecer opiniones en aspectos como la interrupción del embarazo, el fin de la vida, los estudios de genética y para reivindicar la objeción de conciencia cuando lo consideren necesario.

“La Iglesia está a favor de la vida y su preocupación es que nada esté contra la vida en la realidad de una existencia concreta, por débil, indefensa, no desarrollada o poco avanzada que sea”, dijo.

“Ser médico católico es sentirse operadores sanitarios que desde la fe y de la comunión con la Iglesia reciben el impulso para hacer siempre más madura la propia formación cristiana y profesional, incansable la propia dedicación”, añadió.

El encuentro con los médicos tuvo lugar a pocos día del comienzo de un congreso titulado “La santidad de la vida y de la profesión médica; de la Humanae vitae a la Laudato si”, que tendrá lugar en Zagreb, Croacia.

Más adelante, el Papa instó a contrarrestar la tendencia a reducir a los enfermos a simples “máquinas por reparar”, sin respeto por los principios morales, y a explotar a los más débiles descartando lo que no corresponde “a la ideología de la eficiencia y de la ganancia”.

Por eso llamó a “humanizar la medicina” y advirtió que la identidad católica de los médicos no condiciona en algún modo la colaboración que ellos pueden tener con profesionales de otros credos o sin ninguna espiritualidad específica.

abortodebatemédicospapa francisco