El monje que mantuvo vivos a los niños atrapados en Tailandia


Foto de Internet
Foto de Internet

Ekkapol Chanthawong, el entrenador atrapado con el equipo, decidió sacrificar su comida y su agua para mantener sanos a los niños

Junto a los cuatro niños que continúan atrapados en la cueva de Tham Luang, al norte de Tailandia, se encuentra uno de sus entrenadores, el cual, digno de sus estudios como monje, no dudo en sacrificarse por ellos y continúa siendo esencial para su supervivencia.

Si bien algunas voces consideran a Ekkapol Chanthawong como el causante de esta situación, las madres de varios jugadores no dudan en preguntarse que habría sido de sus hijos si no hubiera estado él a su lado desde el principio.

De solo 25 años de edad, Chanthawong cedió sus raciones de comida y agua a los menores durante los primeros días de aislamiento, por lo que a pesar de ser adulto, es quizá la persona en la situación más delicada al interior de la cueva, lo que no cambia el hecho de que será el último en ser rescatado.

Foto de Internet

Cuando tenía 10 años, el asistente del Moo Pa perdió a sus padres y su hermano, de solo siete años, cuando una epidemia respiratoria afectó al país. Tras esto, decidió unirse a un monasterio para volverse monje, sin embargo decidió salir tiempo después para poder cuidar a su abuela.

Tres años después ingresó a los Jabalíes Salvajes como asistente técnico del entrenador principal. Además de ayudarles en lo deportivo, el duo es conocido por ayudar a sus jugadores en el estudio, regalándoles ropa o botines cada vez que aprobaban sus cursos.

El 30 de junio, el entrenador principal no pudo dirigir al equipo infantil debido a su trabajo con jugadores mayores, por lo que Chanthawong fue encomendado con la tarea. Sin embargo, las alarmas saltaron cuando los padres de los jugadores perdieron contacto con los menores. Finalmente, uno de los niños logró decir que estaban atrapados en la cueva, con sus mochilas y bicicletas a la entrada del lugar.

Hace algunos días, cuando ya se planeaba la evacuación del grupo, la Marina Real de Tailandia difundió una carta de ellos. La del entrenador era corta y decía simplemente “prometo darles a los chicos el mejor de los cuidados. Quiero agradecer por todo el apoyo, y quiero pedir disculpas”.

Con información de El País de Uruguay

#niñosentrenadormonjetailandia