El calvario de vivir en el Estado Islámico

El calvario de vivir en el Estado Islámico - Foto: internet
Foto: internet

Medio millón de personas que aún vive en la ciudad siria de Raqa, están desconectadas del resto del mundo

De acuerdo con información de un coordinador del grupo Raqa, Abu Ahmed, dijo que “Los controles del Estado Islámico impiden que alguien salga de la ciudad”.

La ciudad de Raqa es masacrada poco a poco y en silencio. El pasado miércoles, y tras la intensificación de los bombardeos como represalia por los atentados de París, el Estado Islámico cerró todos los cafés de Internet.

Foto: internet
Foto: internet

El cerca de medio millón de personas que aún vive en la ciudad siria está desconectado del resto del mundo.

El problema no termina ahí, el calvario apenas comienza, ya que desde el aire caen las bombas de la aviación rusa, siria, estadounidense y francesa.

Los habitantes únicamente tienen autorización unos minutos al día para tranquilizar a sus familiares que, desde fuera, esperan noticias de ellos. “Ahora solo espero un mensaje cada noche”, confirma Anuar, otro refugiado y economista turco.

Foto: El País
Foto: El País

“Los yihadistas viven entre la población local, por lo que son civiles los que mueren por las bombas”, lamenta Mahmoud, médico de Raqa que hoy vive refugiado en Noruega.

La comunicación con las personas es escasa, prácticamente es nula, unos minutos nos bastan para decir todo lo que se vive en el Estado Islámico.

“El ISIS ha ido regulando todos los ámbitos de la vida social y privada hasta controlar absolutamente todo”, relata Abu Ahmed.

Foto: internet
Foto: internet

La vida en aquella entidad parece de película de terror. Primero cerraron las tiendas donde se vendía alcohol o tabaco, después estableció el rezo obligatorio, y más tarde una vestimenta oficial: velo para ellas, barba para ellos.

El ISIS también controla a las futuras generaciones. En Tabqa, a 55 kilómetros al oeste de Raqa, creó el primer campamento de entrenamiento yihadista para niños de 10 años.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, mil 100 menores de 16 años han sido reclutados. Algunos son entrenados para operaciones suicidas. “Pagan entre 235 y 328 euros por hijo y por mes”, asegura Raqa SL, por lo que hay familias que se han visto obligadas a entregar a uno de sus hijos para poder alimentar al resto.

Estado Islámico.// Foto: internet
Estado Islámico.// Foto: internet

La vida con los yihadistas de por sí no era fácil, pero al ver todas las limitaciones y acciones que han tomado, se torna peor para los habitantes de aquella región.

Con información de El País

comunicaciónestado islámicohabitantes