Denuncian contaminación cerca de centro de menores migrantes en Florida

Denuncian contaminación cerca de centro de menores migrantes en Florida - Centro de detención migrantes Florida Homestead menores
Foto de Miami Herald

Organizaciones civiles de Florida alertaron sobre la contaminación con desechos tóxicos en las inmediaciones del centro de detención de menores migrantes de Homestead

Dos organizaciones civiles de Florida alertaron este jueves sobre la contaminación con desechos tóxicos en las inmediaciones del polémico centro de detención de menores migrantes de Homestead, que se encuentra cerrado temporalmente.

WeCount! y American Friends Service Committee indicaron en un reporte que las autoridades ambientales federales y del condado de Miami-Dade consideran que el área que rodea el albergue “está contaminada y no es apta para uso residencial, escuelas, guarderías u hospitales“.

Ante la contaminación a la que está expuesta el centro, cuya responsabilidad recae en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), ambos grupos insistieron al gobierno federal que cierre “permanentemente” el lugar y haga una evaluación de riesgo en las instalaciones.

El centro, que llegó a albergar a más de 2 mil 100 menores indocumentados, estuvo este año en medio de la polémica por denuncias de abusos y detenciones prolongadas que llevaron a su cierre en agosto.

Incluso la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) instó al gobierno de Donald Trump a cerrarlo, al considerarlo “cruel” e “ilegal”.

“Sabemos que la detención en sí daña y traumatiza a los niños. Y ahora sabemos que la tierra misma es tóxica e insegura”, manifestó Lis-Marie Alvarado, directora de American Friends Service Committee.

El refugio está “directamente adyacente” a un terreno que se encuentra bajo un programa federal de limpieza debido a la contaminación con sustancias peligrosas, conocido como “Superfund“, a “niveles que exceden lo permitido incluso para uso industrial”, señala el informe.

Precisa que el centro de Homestead se ubica a “menos de una milla” de ocho lugares de limpieza y al lado de una base de la Reserva Aérea sobre la que vuelan aviones de combate F-16 que generan niveles de ruido “inaceptables” para humanos.

“El refugio de Homestead está ubicado dentro de un ‘Superfund’ con al menos 16 fuentes de contaminación conocidas a menos de dos tercios de una milla”, criticó el científico ambiental James Brinkman.

“Es de vital importancia que hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que este centro de detención vuelva a detener a niños, ni a nadie”, dijo Alvarado.

“Los niños alojados en el refugio probablemente estarán expuestos a niveles inseguros de productos químicos peligrosos tanto en el suelo como emanados del suelo y aguas subterráneas poco profundas”, precisa el reporte.

Otro estudio, divulgado esta semana por Disability Rights Florida, además denunció inconsistencia entre las versiones de niños migrantes y las de los funcionarios que los atendían.

Entre otras cosas señaló que los menores en algunos casos tenían miedo de denunciar el abuso por temor a represalias.

La organización sin fines de lucro dijo por ejemplo que los niños informaron que tenían mucho menos tiempo para almorzar de lo que afirmaban los funcionarios.

Señalaron también que no tenían acceso a actividades recreativas ni a los tipos de terapia que el gobierno afirmó que les ofrecían.

“Es ampliamente reconocido que muchos de los niños migrantes detenidos por el gobierno federal en Homestead han sufrido un trauma significativo y necesitan atención de salud mental adecuada”, dijo Peter Sleasman, directivo del Disability Rights Florida.

Con información de EFE

centro de detencióncontaminaciónfloridamenores migrantesmigraciónmigrantemigrantessustancias tóxicasTóxico

Menú de accesibilidad