Defensa de Nikolas Cruz pide que se vea a “la persona” para evitar la pena de muerte
El tirador de Marjory Stoneman Douglas High School, Nikolas Cruz, observa cómo Melisa McNeill, Defensora Pública Asistente, da la declaración de apertura de la defensa, este 22 de agosto de 2022. EFE/EPA/Ammy Beth Bennett/Pool

La defensa de Nikolas Cruz, el autor confeso de la matanza en 2018 de 17 personas en una escuela secundaria del sur de Florida, pidió este lunes al jurado ver a “la persona detrás del crimen” y señaló que existen factores de mitigación que justifican no condenar al joven de 23 años a la pena capital, sino a cadena perpetúa.

Al exponer su historia, capítulos de su vida, les daremos razones para su vida”, argumentó en un tribunal de Fort Lauderdale, Florida, la abogada de oficio Melisa McNeill, quien lidera la defensa del exestudiante de la secundaria Marjory Stoneman Douglas que el 14 de febrero de 2018, con 19 años, abrió fuego y asesinó a 14 alumnos y 3 miembros del personal.

Si hace poco más de un mes la Fiscalía iniciaba la exposición de su caso con una detallada descripción de la “calculada, meticulosa y cruel” manera en que el joven perpetró en unos siete minutos la matanza en un edificio de la escuela, de la que no se graduó por problemas de conducta, McNeill tampoco escatimó este lunes descripciones de los antecedentes familiares y mentales de Cruz.

En los argumentos de apertura que expuso en la sala donde se ventila la fase de sentencia de este juicio, en el que Cruz ya se declaró en octubre del año pasado culpable de 17 cargos de asesinato en primer grado, McNeill pidió a los 12 miembros del jurado no confundir mitigación con justificación, “porque no hay justificación para estos crímenes” que ha dejado a todos “profundamente impactados”.

Madre biológica de Nikolas Cruz “envenenó” su cerebro

La abogada desgranó en la corte el historial de Cruz, quien a los 3 años tuvo su primera cita con un psiquiatra tras descubrirse que tenía dificultades de aprendizaje y años después, durante la escuela intermedia, empezó a desarrollar una fijación por las armas de fuego.

McNeill se retrotrajo hasta la madre biológica de Cruz, Brenda Woodard, una adicta a la drogas y sin hogar que dio a su hijo en adopción y no detuvo el fuerte consumo de sustancias a pesar de su estado de embarazo, como lo prueban las hojas de arresto por posesión y compra de cocaína durante 1998, año en que nació el joven.

Defensa de Nikolas Cruz pide que se vea a "la persona" para evitar la pena de muerte - defensa-de-nikolas-cruz-pide-1024x683
Foto de la madre biológica de Nikolas Cruz, Brenda Woodard. EFE/EPA/AMMY BETH BENNETT / POOL

El consumo sostenido de alcohol y drogas “envenenó” el cerebro en formación del autor de la matanza, dijo la abogada, dado que desencadenó trastornos del espectro alcohólico fetal, un síndrome cuyos síntomas incluyen problemas de conducta y aprendizaje, además de otros relacionados con aspectos físicos.

Defensa de Nikolas Cruz pide que se vea a "la persona" para evitar la pena de muerte - la-defensa-de-nikolas-cruz-pide-que-se-vea-a-la-persona-para-evitar-la-pena-de-muerte-1024x683
El tirador de Marjory Stoneman Douglas High School, Nikolas Cruz, observa cómo Melisa McNeill, Defensora Pública Asistente, da la declaración de apertura de la defensa, este 22 de agosto de 2022. EFE/EPA/Ammy Beth Bennett/Pool

Con los años, y ya bajo el cuidado de su madre adoptiva, Linda Cruz, a Nikolas le diagnosticaron también trastornos de atención y socialización, como ahondó McNeill, y encima perdió a su padre adoptivo en 2004, quien a su muerte dejó a la familia sumida en deudas financieras.

Sus problemas de conducta menguaron cuando Nikolas Cruz fue a una escuela intermedia (grados 6,7 y 8) en el condado de Broward que se especializa en alumnos con problemas mentales y de desarrollo, y entre cuyo personal hay decenas de psicólogos y terapeutas, pero en la que sin embargo no se logró eliminar su fijación por las armas de fuego.

De hecho, los especialistas en este centro educativo alertaron a una “estresada y agotada” Linda, en ese momento una madre soltera a cargo de dos hijos, uno de ellos con discapacidad, que no comprara al pequeño Nikolas pistolas de perdigones, aunque la mujer acabaría haciéndolo, de la misma manera que años después lo haría con un fusil semiautomático.

La muerte de su madre adoptiva

McNeill recordó en la sala que preside la jueza estatal del condado de Broward, Elizabeth Scherer, que los especialistas y trabajadores sociales de la secundaria Marjory Stoneman Douglas alertaron de los problemas emocionales del joven y de su persistente fijación con las armas, cuando este ya era alumno de esta escuela de más de 3 mil 300 estudiantes.

La abogada señaló que incluso llegaron a solicitarle al policía en ese entonces destacado en la secundaria, Scot Peterson, que aplicara la llamada “Baker Act”, una ley de Florida que permite a las fuerzas del orden detener a un individuo contra su voluntad si su condición mental supone un problema para él o a la población. El oficial se rehusó.

Hacia fines de 2017, Linda Cruz falleció y el joven quedó huérfano del único punto de apoyo que tuvo a lo largo de su vida, como resaltó la abogada. Cuatro meses después perpetró la matanza.

En los próximos días y semanas, los siete hombres y cinco mujeres que componen el jurado escucharán testimonios de especialistas, maestros y personal de la escuela llamados por el equipo de McNeill con el fin de sustentar los factores mitigantes que la defensa espera se impongan a los agravantes expuestos por la Fiscalía semanas atrás.

La defensa pide la cadena perpetúa sin libertad condicional para Cruz, mientras que la Fiscalía, que a comienzos de este mes cerró la exposición de su caso con una visita del jurado a la escuela, solicita la pena de muerte.

Para la pena capital se necesitan los 12 votos del jurado.

Con información de EFE