Crucero retenido en Lisboa por brote de COVID-19 cancela su viaje
Crucero retenido en Lisboa por brote de COVID-19 cancela su viaje. Foto de EFE

Los pasajeros del crucero AIDAnova, en Lisboa desde el pasado día 31 por un brote de COVID-19 y que planeaba salir hacia las Islas Canarias, serán devueltos a sus países de origen después de que la compañía haya decidido no seguir adelante con el recorrido.

El capitán del Puerto de Lisboa, el comandante Vieira Branco, anunció en declaraciones al canal CNN Portugal que los pasajeros de este crucero, de la empresa alemana AIDA, serán trasladados este lunes al aeropuerto de Lisboa para que puedan volar a sus países de origen.

Aunque ha recalcado que la decisión tomada no es por motivos sanitarios, sino comerciales, esta medida la han comunicado después de que se hayan registrado 12 nuevos casos de coronavirus en el barco, por lo que ascienden a 64 los infectados.

“La compañía entendió que el crucero en su forma inicial estaba irremediablemente comprometido”, por lo que decidió “terminar el crucero y transportar los cerca de 3 mil pasajeros a bordo a sus lugares de origen”, ha explicado.

Todavía no se ha concretado cuándo saldrá el crucero, ya vacío, del puerto luso, aunque podría ser entre el 4 y el 5 de enero, ha añadido el comandante.

El barco, que llegó el 29 de diciembre a la capital lusa con cerca de 4 mil personas a bordo (incluyendo a la tripulación), planeaba salir destino a Madeira para ver los fuegos artificiales de fin de año y dirigirse después a las Islas Canarias.

Sin embargo, detectaron en controles rutinarios una quincena de contagios entre la tripulación, que con las horas pasaron a 52, por lo que decidieron cancelar su parada en el archipiélago luso.

Durante estos días en la capital, los pasajeros no infectados han podido visitar la ciudad y los infectados habían sido trasladados a instalaciones en tierra.

Con información de EFE