Corte en Ecuador deja en libertad a informático vinculado con Assange
Foto de EFE

Una corte de Ecuador aceptó este jueves el recurso de “hábeas corpus” presentado por el informático sueco Ola Bini, amigo del fundador de Wikileaks, Julian Assange, y acusado por autoridades de dicho país sudamericano de espionaje digital, por lo que el viernes saldrá de prisión, según sus abogados.

“Hubo una vulneración al derecho a la libertad”, dijo el juez ponente, Patricio Vaca, al concluir la audiencia hoy en la Corte Provincial de Pichincha, de la que Quito es capital, donde tres jueces decidieron, por dos votos a favor y uno en contra, conceder la libertad a Bini “inmediatamente”.

De nacionalidad sueca, el informático fue detenido el mismo día en que el Estado ecuatoriano puso fin al prolongado asilo a Assange en su embajada en Londres y es sospechoso de participar en una supuesta red de espionaje.

La ministra del Interior, María Paula Romo, adujo recientemente que cuando se retiró el asilo se previó la posibilidad de ataques a sistemas informáticos públicos y privados “como retaliación a la decisión soberana del Ecuador”.

Ello llevó a “revisar los potenciales aliados de Assange en Ecuador” y descubrieron que uno de sus “más asiduos visitantes” en la Embajada en Londres era Bini, quien residía en Ecuador.

El recurso “hábeas corpus” tenía por objeto recuperar la libertad de Bini al considerar que su detención fue “ilegal, arbitraria e ilegítima”, y contó con la presencia del propio Bini y su equipo jurídico, hoy liderado por los letrados Iván Escandón y Mario Melo.

En declaraciones a los medios, Melo sostuvo que la prisión “siempre fue arbitraria e ilegal”, al igual que el proceso de detención y la negación del proceso de caución que presentó a finales del mes pasado.

Según el letrado, no conocen ningún otro proceso en contra del ciudadano sueco, que debería salir de prisión este viernes para luego presentarse ante la Fiscalía, según uno de los requerimientos del tribunal.

La otra medida cautelar será la prohibición de salir del territorio ecuatoriano hasta que termine la fase de instrucción del caso, previsto para dentro de 20 días.

Escandón comentó que la decisión judicial se inclinó “hacia la sensatez, la cordura, la racionalidad, la lógica y, sobre todo, la justicia”.

Con información de EFE