Confirma la ONU a Michelle Bachelet como nueva jefa de derechos humanos


Foto de Ritmo Parana
Foto de Ritmo Parana

Bachelet, de 66 años, dos veces presidenta de Chile y enérgica defensora de los derechos de las mujeres, reemplazará desde el 1 de septiembre al príncipe jordano Zeid Ra'ad Al Hussein


La asamblea general de la ONU confirmó este viernes a Michelle Bachelet, la primera mujer en presidir Chile y torturada por la dictadura pinochetista, como la nueva alta comisionada de derechos humanos del organismo.

Bachelet, de 66 años, dos veces presidenta de Chile y enérgica defensora de los derechos de las mujeres, reemplazará desde el 1 de septiembre al príncipe jordano Zeid Ra’ad Al Hussein, un vigoroso crítico de los abusos de los derechos humanos en varios países, incluido en Estados Unidos.

En nombre de América Latina y el Caribe, el embajador argentino ante la ONU, Martín García Moritán, se congratuló en la asamblea de la designación “de una mujer altamente competente para este desafiante rol” y destacó “su compromiso, experiencia y pasión”.

Foto de Internet

Hija de un militar que se opuso al derrocamiento del presidente socialista Salvador Allende y murió tras ser torturado bajo la dictadura de Augusto Pinochet, Bachelet fue detenida y torturada en 1975, antes de partir al exilio, primero en Australia y luego en Alemania oriental.

Pediatra de profesión y experta en salud pública, tras el regreso de la democracia a Chile en 1990 Bachelet fue ministra de Salud, luego de Defensa y finalmente dos veces presidenta, hasta marzo pasado, cuando por segunda vez pasó el gobierno al conservador Sebastián Piñera.

Bachelet fue también la primera directora de ONU Mujeres de 2010 a 2013, la agencia de la organización que promueve la igualdad de género.

Zeid decidió que no se postularía a un segundo mandato de cuatro años tras perder el apoyo de países poderosos.

Además de Estados Unidos, se ha enfrentado duramente a Rusia y China. Recientemente dijo que permanecer en su puesto “en el actual contexto geopolítico (…) implicaría arrodillarse en súplica”.

Con información de AFP

derechos humanosmichelle bacheletonu