Casi 500 niños migrantes continúan separados de sus padres en EE.UU.

Casi 500 niños migrantes continúan separados de sus padres en EE.UU. - Foto de Getty Images
Foto de Getty Images

Los expertos señalan que los meses que los niños pasan separados de sus familiares pueden causarles daño emocional permanente

Luego de que hace más de un mes se venció el plazo para que el gobierno reúna a las familias divididas por la represión fronteriza del presidente Trump, casi 500 niños permanecen sin sus padres en refugios financiados por el gobierno de los EE.UU., según documentos judiciales presentados la noche del jueves.

Defensores y funcionarios del gobierno señalan que podrían pasar semanas, meses o más, antes de que estén con su familia.

En el caso de cerca de dos tercios de los 497 menores que aún están bajo custodia, incluidos 22 niños menores de 5 años, sus padres fueron deportados, principalmente en las primeras semanas de la política de “cero tolerancia” de Trump.

Sus abogados están ubicando a los padres en sus países de origen para preguntarles si desean que les devuelvan sus hijos, o preferirían que permanezcan en Estados Unidos para llevar a cabo sus reclamos de inmigración. 

Foto de Getty Images

Al mismo tiempo, los abogados buscan que algunos padres deportados obtengan un permiso para vivir en los Estados Unidos, una decisión que podría terminar en la jueza federal de distrito Dana M. Sabraw, quien emitió la orden de reunificación.

Otros padres todavía están siendo examinados o no son elegibles para recuperar de inmediato la custodia, ya que están detenidos, en algunos casos por delitos menores o de años.

Funcionarios del gobierno dicen que se están moviendo lo más rápido posible, a pesar de los desafíos legales y la logística complicada, incluidos docenas de niños que los funcionarios dicen que quieren ir a casa con sus padres, pero no han sido enviados debido a una orden judicial temporal que prohíbe su deportación.

“Hay mucha gente que quiere avanzar con la reunificación, y queremos el menor número posible de obstáculos”, dijo el abogado del Departamento de Justicia Scott Stewart en una audiencia el viernes.

El gobierno espera reunir a todas las familias, a menos que los padres representen una amenaza a la seguridad o decidan que sus hijos deben buscar asilo en los Estados Unidos. 

Foto de Getty Images

Los niños en esas circunstancias probablemente tendrían familiares u otros patrocinadores con los que podrían vivir, dicen los funcionarios. De lo contrario, podrían terminar en cuidado temporal a largo plazo.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que luchó por la orden de reunificación de Sabraw, sospecha que los niños aceptan abandonar Estados Unidos solo porque extrañan a sus padres, no porque se sientan seguros en sus países de origen, dijo el abogado de la ACLU, Lee Gelernt. 

Los abogados están tratando de traer de regreso a algunos padres deportados para que las familias puedan solicitar el asilo juntos.

Los expertos señalan que los meses que los niños pasan separados de sus familiares pueden causarles daño emocional permanente.

“Estoy realmente preocupado por la salud mental y el bienestar a más largo plazo de los niños”, dijo Christie Turner, subdirectora de servicios legales para niños necesitados de defensa, que ofrece abogados para niños migrantes. 

Foto de Getty Images

El gobierno anunció el esfuerzo de separación familiar el 7 de mayo, diciendo que era necesario enjuiciar penalmente a los migrantes que cruzaron la frontera ilegalmente con sus hijos. 

Una protesta internacional provocó que Trump terminara la práctica el 20 de junio. Días después, en respuesta a una demanda presentada por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, Sabraw detuvo la deportación de padres separados y le dio al gobierno 30 días para devolver a más de 2 mil 600 niños.

Más de mil 400 niños se reunieron para la fecha límite del 26 de julio, en la mayoría de los casos liberados con sus padres en los Estados Unidos para aguardar los procedimientos de inmigración o enviarlos juntos a una cárcel de inmigración.

Pero el ritmo de las reunificaciones se ha reducido significativamente, dejando a cientos de jóvenes dispersos en refugios que les cuestan a los contribuyentes entre 250 y 750 dólares por niño al día.

Con información de The Washington Post

Estados Unidosniños migrantestrump

Menú de accesibilidad