Cárcel en Irán para corresponsal de Washington Post

Cárcel en Irán para corresponsal de Washington Post

El periodista Jason Rezaian, detenido en julio del 2014, está acusado de espionaje y colaboración con gobiernos hostiles

El corresponsal del Washington Post en Irán Jason Rezaian, detenido en julio de 2014 y acusado de “espionaje”, fue condenado a una pena de prisión, anunció este domingo el portavoz de la autoridad judicial iraní, sin especificar por cuánto tiempo.

“El veredicto incluye una pena de prisión”, declaró el portavoz Gholamhosein Mohseni Ejeie, citado por la agencia oficial Irna. “No puedo anunciar los detalles”, añadió.

El 11 de octubre, este mismo portavoz anunció que se había pronunciado un veredicto en el juicio del periodista irano-estadounidense de 39 años.

(FILES) - A file picture taken on September 10, 2013 shows Iranian-American Washington Post correspondent Jason Rezaian posing while covering a press conference at Iran's Foreign Ministry in Tehran. Iran has sentenced Rezaian to prison, the country's judiciary spokesman said on November 22, 2015, without specifying the length of his jail term. AFP PHOTO / STR === ALTERNATICE CROP === / AFP / -
Foto de archivo del corresponsal del Washington Post en Irán, Jason Rezaian, tomada el 10 de septiembre del 2013 mientras cubría una conferencia de prensa en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Teherán. Foto de AFP

Fue detenido en julio de 2014 en su casa de Teherán, ciudad donde trabajaba como corresponsal del diario estadounidense desde hacía dos años. Rezaian fue acusado de “espionaje” y de “colaboración con gobiernos hostiles”.

Fue condenado por el tribunal revolucionario de Teherán, una corte especial que juzga los casos políticos o que afectan a la seguridad nacional. Compareció a puerta cerrada en cuatro ocasiones entre mayo y julio y se exponía a hasta 20 años de cárcel.

En Washington, Douglas Jehl, jefe de la sección internacional del Washington Post, declaró en un comunicado “estar al corriente de las informaciones de los medios de comunicación iraníes” pero por el momento “no sabe nada más”.

“Cada día que Jason pasa en la cárcel es una injusticia” porque “no hizo nada malo”, añadió Jehl. Destacó que después de “488 días de cárcel, Irán no ha aportado ninguna prueba” sobre las acusaciones que pesan sobre él.

El 17 de octubre, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, dijo intentar “solucionar el caso desde un punto de vista  humanitario”, pero añadió: “Las acusaciones son graves”.

 

Con información de AFP

iranteheránwashington post

Menú de accesibilidad