Cables de EE.UU. vinculan a expresidente colombiano Uribe con el narcotráfico

Foto de AP
Foto de AP

Uribe, quien tendrá presencia en las elecciones de mañana en Colombia, tenía vínculos con los cárteles de la droga colombianos, según el Departamento de Estado estadounidense

El expresidente Álvaro Uribe, el político más poderoso de Colombia, cuyo partido Centro Democrático encabeza las encuestas para ganar las elecciones presidenciales del domingo, fue vinculado de haber tenido nexos con el narcotráfico.

Uribe, quien tendrá presencia en las elecciones de mañana en Colombia, cuando se prevé que el candidato de Centro Democrático, Iván Duque, pase a la segunda vuelta, tenía vínculos con los cárteles de la droga colombianos, según el Departamento de Estado.

Los cables, que recientemente se pusieron a disposición de The New York Times, describen reuniones de 1992 a 1995 entre funcionarios estadunidenses y Uribe cuando era un político prometedor, así como información recabada por funcionarios colombianos que lo conocían bien.

Los miembros del Partido Liberal, organización política en la que Uribe militó, dicen que tenía vínculos con los principales carteles de la droga, lo que incluye a la banda del capo Pablo Escobar.

Foto de AP

Los cables evidencian nuevos datos sobre las acusaciones que durante años se han formulado contra Uribe, considerado el político más popular del país, y a la vez una de las personas más rechazadas (incluso temidas) y con más controversias en la espalda.

En repetidas oportunidades, el líder del Centro Democrático ha negado los señalamientos y sostiene que esas acusaciones reflejan los intentos de sus rivales políticos por afectar su reputación.

En un cable de 1993, el senador Luis Velez le dijo a un oficial de la embajada de Estados Unidos que Uribe era un primo de la familia criminal Ochoa Vásquez que se asoció con Escobar y que había financiado sus campañas políticas.

Vélez, entonces un aliado cercano de Uribe, explicó que debido a esos vínculos, Escobar le exigió que negociara su rendición pacífica del capo en un momento en que era el fugitivo número uno del mundo.

“Escobar, a través de los Ochoa, ahora está exigiendo a Uribe que devuelva los favores tratando de abrir un canal de comunicaciones a Gaviria”, escribió un oficial político de la embajada en el cable confidencial, refiriéndose al entonces presidente César Gaviria.

Foto de Internet

Alejandro González, otro senador del partido de Uribe, les dijo a los diplomáticos que Uribe “temía por su vida porque no pudo cumplirle a sus contactos del Cartel de Medellín” la promesa de negociar un acuerdo con el gobierno para lograr la rendición de Escobar.

Las denuncias de vínculos con cárteles de la droga y paramilitares han perseguido a Uribe desde el inicio de la carrera política a principios de la década de 1980, cuando la agencia de aviación civil que dirigía fue acusada de otorgar licencias aéreas a narcotraficantes.

Uribe, en un video publicado en las redes sociales, descartó las acusaciones como “noticias falsas, en períodos electorales y sin pruebas”. Duque, cuyo padre era gobernador del estado natal de Uribe, Antioquia, cuando comenzó su carrera política, no hizo ningún comentario.

Los candidatos Gustavo Petro e Iván Duque, son los dos más favorecidos en las encuestas y buscan escalar posiciones. En caso de que la segunda vuelta electoral ocurra se realizará el 17 de junio.

 


álvaro uribecolombiadepartamento de estadoEstados Unidos