Bolsonaro celebra Día Internacional contra la Corrupción sin “un solo caso”
Foto de EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, celebró este jueves el Día Internacional contra la Corrupción y afirmó que, tras casi tres años en el poder, su Gobiernono tiene un solo caso“, pese a que existen diversas investigaciones en curso.

En un acto realizado en el Palacio presidencial de Planalto, el mandatario hizo alusión a gobiernos anteriores y sostuvo que “hasta hace pocos años”, en Brasil “había escándalos semanales” que se han “acabado” desde que inició su gestión, en enero de 2019.

Según Bolsonaro, la corrupción “se combate de hecho, no con unos discursos”, y llevando al Gobierno a ministros de “calidad técnica” en vez de “muchos políticos” sometidos al “sistema”, como calificó al clientelismo preponderante en el país desde hace décadas.

Antes los presidentes de las empresas estatales eran políticos que respondían a los intereses de algún grupo”, señaló Bolsonaro, quien no ha cambiado totalmente esa realidad, pero sí ha ubicado a muchos militares al frente de esas compañías públicas.

El mandatario indicó que “no es posible arreglar todo de un día para otro”, pero sostuvo que Brasil “nunca tuvo ministros” de la “calidad” de los que tiene su Gobierno, en el cual afirmó que “ser honesto no es virtud”, sino “una obligación”.

Bolsonaro no citó diversas investigaciones en torno a su propia actuación, sospechas y juicios contra tres de sus hijos que actúan en política y otras que afectan a varios de sus ministros y tramitan en los tribunales.

Por el contrario, aseguró que en sus casi treinta años de vida parlamentaria, antes de llegar a la Presidencia, tuvo que responder en “decenas” de procesos por distintas causas, pero subrayó que en “ninguno de ellos por corrupción”.

En la ceremonia fue proyectado un mensaje enviado por Mathias Cormann, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), quien subrayó la importancia que ese organismo le da al combate a la corrupción.

Según Cormann, “la corrupción impide el pleno ejercicio de la función pública” y en los últimos años ha mermado la confianza en las instituciones en muchos países de América Latina.

El secretario de la OCDE, a la que Brasil pretende ingresar como miembro pleno, subrayó que “el combate a la corrupción no consiste sólo en detectar y castigar”, sino que también es necesario promover “una cultura de la integridad, que es la base de la confianza”.

Con información de EFE