Benedicto XVI sigue grave pero estable y asistido por médicos
Imagen facilitada por el Osservatore Romano que muestra al papa Francisco (i), saludando a su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI (d) en diciembre de 2013. EFE/L'osservatore Romano

El papa emérito Benedicto XVI se encuentra en condiciones de salud “graves pero estables” y ha pasado la noche asistido constantemente por los médicos y en compañía de su secretario, aseguran medios italianos, que citan fuentes cercanas al pontífice alemán.

“Su situación no ha cambiado desde ayer”, dijeron a la agencia Ansa fuentes en contacto con el monasterio Mater Ecclesiae, en los jardines vaticanos, donde el papa emérito vive apartado desde 2013, tras su renuncia, que añadieron que Benedicto XVI que seguirá en constante vigilancia por los equipos médicos.

Además a su lado permanece constantemente acompañándolo su secretario, el alemán Georg Gänswein, según la televisión pública italiana RAI.

La Santa Sede no ha dado más detalles sobre la salud del pontífice emérito después de que el director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, confirmara que en las últimas horas se había producido “un agravamiento” de su estado “por el avance de la edad”.

Mientras tanto, la preocupación por la salud de Benedicto XVI ha calado en la política italiana y esta misma mañana uno de los portavoces en la Cámara de Diputados de los ultras Hermanos de Italia, el partido gobernante, ha pedido por él.

“Pedimos todos por la salud del Santo Padre emérito Benedicto XVI, sin duda el teólogo más importante del post iluminismo”, sostuvo Alfredo Antoniozzi.

La Diócesis de Roma aseguró que se ha unido a la petición de rezo formulada por el papa Francisco en la audiencia general del miércoles, cuando dio la voz de alarma sobre la situación del papa emérito.

“Pido una oración especial para el papa Benedicto XVI que en el silencio está sosteniendo la iglesia y recordar que esta muy enfermo y pidiendo al Señor que lo consuele y lo apoye en que este testimonio de amor a la Iglesia hasta el final”, dijo.

Desde el 2 de abril de 2013, Ratzinger vive rodeado de su “familia” vaticana, formada por un secretario y cuatro mujeres laicas consagradas del instituto “Memores Domini”, que pertenece al movimiento Comunión y Liberación, que se reparten las tareas de la casa y se ocupan de las necesidades del papa emérito.

Benedicto XVI, el primer papa en renunciar al pontificado desde tiempos de Gregorio XII, a principios del siglo XV, ha salido en muy pocas ocasiones de los muros leoninos, una vez para visitar a su inseparable hermano en el hospital y en junio de 2020 cuando viajó hasta Ratisbona para verlo de nuevo pocas semanas antes de que muriera.

Con información de EFE