Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Bandas militares de todo el mundo se reúnen en Edimburgo

Bandas militares de todo el mundo se reúnen en Edimburgo - festival militar edimburgo
Foto de EFE

El Festival Militar de Edimburgo reúne bandas musicales de lugares tan dispares como el Reino Unido, Alemania, Nigeria o Trinidad y Tobago

Bandas musicales de lugares tan dispares como el Reino Unido, Alemania, Nigeria o Trinidad y Tobago se dan cita en el Festival Militar de Edimburgo, que junta las tradicionales gaitas escocesas con bailes y sonidos llegados desde todas las partes del mundo.

La explanada del emblemático Castillo de Edimburgo, que se alza sobre una roca volcánica en pleno centro de la ciudad, acoge hasta el 24 de agosto el espectáculo “Kaleidoscope”, un homenaje al caleidoscopio, el instrumento óptico que fue patentado por el científico escocés Sir David Brewster en 1817.

El diseño de esta 69 edición hace referencia a la multitud de colores que se mezclan durante cada función al igual que sucede en el interior de un caleidoscopio, que usa sus tres espejos inclinados y cristales de colores para confeccionar figuras geométricas simétricas que hacen las delicias del que se asoma a él.

El que en inglés se conoce como el Royal Edinburgh Military Tattoo está protagonizado por bandas militares de diferentes países que enlazan sus notas con la actuación de bailarines y proyecciones sobre el castillo, lo que transmite la sensación de que el espacioso escenario está siempre en constante movimiento.

festival militar edimburgo
Foto de EFE

Con un impresionante elenco de mil 200 artistas y durante algo más de una hora y media, el Tattoo ofrece un recorrido por las culturas y tradiciones de las naciones involucradas.

Este año, participa por primera vez la Banda de Viento de Pekín, formada por más de 60 jóvenes artistas que representan el cuento popular “Dragones jugando con la pelota”.

Procedente de Nueva Zelanda llega la agrupación “The New Zealand Army Band” que interpreta pieza como “Black and silver” y culmina su actuación con un ‘haka’, la danza maorí que ha popularizado el equipo de rugby de este país.

A través del color amarillo, la explanada más conocida de Edimburgo se llena de luz para recibir a los músicos de la orquesta militar de Trinidad y Tobago, que a través de sus tambores consiguen traer la calidez del Caribe hasta la fría Escocia.

Más de 220 mil personas se calcula que acudirán a este festival durante el mes de agosto y más de 100 millones podrán disfrutarlo a través de las emisiones televisivas.

Con información de EFE

Bandas militaresedimburgo
Menú de accesibilidad