América Latina está demasiado polarizada para ayudar a estabilizar Bolivia

América Latina está demasiado polarizada para ayudar a estabilizar Bolivia - Ciudadanos bolivianos participan con agentes de policía en un acto litúrgico por la paz y para que cese la crisis en el país, este domingo en La Paz
Ciudadanos bolivianos participan con agentes de policía en un acto litúrgico por la paz y para que cese la crisis en el país, este domingo en La Paz. Foto de EFE

Debido a las divisiones ideológicas y a la falta de mecanismos regionales adecuados, los países vecinos ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre si el derrocamiento de Evo Morales constituye un golpe de Estado

En lugar de abordar conjuntamente la crisis en Bolivia, luego de la renuncia del presidente Evo Morales esta semana, los líderes latinoamericanos de izquierda y de derecha utilizaron los eventos en La Paz para movilizar a sus partidarios.

El venezolano Nicolás Maduro, junto con otros líderes de izquierda, denunció lo que llamó un golpe militar y sugirió que Estados Unidos podría haber estado involucrado.

El sentimiento de que el derrocamiento de Morales fue ilegítimo se hizo eco de otros gobiernos de izquierda en México, Nicaragua y Cuba, así como del presidente electo argentino Alberto Fernández, quien criticó a las fuerzas armadas de Bolivia por pedirle públicamente a Morales que abandone el cargo.

Los líderes de derecha, por otro lado, celebraron la destitución de Morales como una victoria para la democracia. El canciller brasileño, Ernesto Araújo, tuiteó que no se había producido un golpe en Bolivia, afirmando que Brasil estaba listo para apoyar la “transición democrática“.

En resumen, la crisis política en La Paz se ha convertido en otro episodio en el que la profunda polarización política de América Latina ha socavado su capacidad para enfrentar efectivamente los desafíos que afectan a la región en su conjunto, incluida la crisis de refugiados venezolanos, la falta de infraestructura en toda la región o crimen transnacional cada vez más poderoso. En este caso, la incapacidad para ayudar a estabilizar a Bolivia aumenta el riesgo de caos político y crisis económica en el país andino, lo que podría afectar las relaciones comerciales y la capacidad de Bolivia para asegurar las fronteras que comparte con Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y Perú.

Las manifestaciones que forzaron la partida de Morales siguen a recientes protestas masivas en Chile y Ecuador. Los principales funcionarios ecuatorianos y chilenos sugirieron que los agentes cubanos y venezolanos eran en parte culpables de los disturbios en ambos países, una posición incluso adoptada por Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos. Sin embargo, incluso si un pequeño número de venezolanos y cubanos habían ayudado a avivar las tensiones en Chile y Ecuador —el ministro del interior de Ecuador anunció que un grupo de venezolanos había sido detenido recientemente en el aeropuerto de Quito—, tal ayuda era poco probable que fuera decisiva. Por el contrario, los propios chilenos y ecuatorianos impulsaron los eventos: chilenos en protesta por el alto costo de la vida y servicios públicos mediocres, entre otros temas, y ecuatorianos enfadados por las medidas de austeridad.

Pero las situaciones locales complejas no impiden que la derecha vea a los socialistas internacionales detrás de cada protesta ni que la izquierda etiquete los movimientos contra los gobiernos de izquierda como complots imperialistas. Las tensiones entre los dos grupos son tales que el presidente derechista de Brasil incluso se negó a felicitar a Fernández de Argentina, a quien llamó un “bandido izquierdista”. Los dos no están hablando, y Bolsonaro se negó a asistir a la toma de posesión de Fernández en diciembre. Bajo Bolsonaro, Brasil, que a menudo jugó un papel constructivo en la mediación de los conflictos regionales, ha perdido por completo su capacidad de liderar los debates regionales: sea testigo de la cancelación total de una reunión entre los jefes de estado de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, y Sudáfrica) y presidentes sudamericanos por la insistencia de Bolsonaro de que asista Juan Guaidó, a quien ninguno de los otros países BRICS reconoce como presidente de Venezuela. Este aumento de las tensiones es preocupante porque casi todos los desafíos de la región, como la gestión de la crisis en Bolivia, no pueden ser resueltos por un solo país.

Entonces, ¿por qué los líderes latinoamericanos son tan rápidos en convertir las crisis regionales en campos de batalla partidistas? En Brasil en particular, adoptar una agenda radical anti-izquierdista y promover la narrativa de que el país está rodeado de gobiernos socialistas al menos temporalmente desvía la atención de los problemas económicos internos. Las sugerencias de los gobiernos de Chile y Ecuador sobre las conspiraciones izquierdistas internacionales, y la retórica de Morales y Maduro sobre las conspiraciones internacionales de derecha, muestran que Bolsonaro no es el único líder latinoamericano ansioso por encontrar chivos expiatorios externos culpables del descontento popular en su país, incluso si hay poca evidencia para respaldar tales afirmaciones.

No siempre fue así. En agosto de 2000, el entonces presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso organizó la primera cumbre de presidentes sudamericanos en la historia, liderando dos días de debates entre los 12 jefes de estado del continente, así como los presidentes del Banco Interamericano de Desarrollo y el Andino Development Corp. y observadores de México. A pesar de las diferencias ideológicas, los participantes llegaron a las conversaciones con un entendimiento común de que la cooperación regional sería crucial para abordar con éxito los desafíos regionales, como la necesidad de consolidar la democracia multipartidista, defender los derechos humanos, conectar mejor la infraestructura de la región, reducir las barreras comerciales y combatir el crimen transnacional.

Mirando hacia atrás, este fue el breve punto culminante de la integración regional. A lo largo de la década de 1990 y principios de la década de 2000, los gobiernos latinoamericanos habían creado una sofisticada colección de reglas y normas, como el Compromiso de Santiago con la Democracia (1991), la Declaración de Managua (1993), la cláusula democrática del Mercosur (1998) y el Inter – Carta Democrática Americana (2001): que promovió el diálogo entre gobiernos y creó una sana presión de grupo para evitar rupturas democráticas. En 1995, los jefes de estado regionales desempeñaron un papel crucial en la negociación de un tratado de paz después de una breve guerra entre Perú y Ecuador. Un año después, el nuevo marco ayudó a evitar un golpe militar en Paraguay. En 2002, después de un intento de golpe de Estado contra el venezolano Hugo Chávez, Brasil y otros presionaron a Chávez y a la oposición para que reiniciaran el diálogo.

Considerando las profundas raíces de los conceptos de no intervención y respeto a la soberanía en la historia de América Latina, dicha cooperación fue verdaderamente notable, simbolizando un cambio normativo significativo. También se alineó con el interés propio. Las nuevas normas eran viables porque se enfocaban específicamente en proteger a los gobiernos elegidos del ejército, algo que se consideraba beneficioso para los presidentes que habían presenciado la transición a la democracia. Ayudada por un auge de los productos básicos, la región también experimentó un notable crecimiento y estabilidad política durante la primera década del siglo XXI.

Sin embargo, el problema con estos mecanismos para proteger la democracia fue que fueron diseñados en gran medida para proteger a los gobiernos contra los golpes militares. Sin embargo, como quedó claro a principios de la década de 2000, el mayor riesgo para las democracias latinoamericanas no provino de los cuarteles sino de presidentes elegidos democráticamente que intentaron socavar las reglas del juego poco a poco, como se ve en Venezuela, Bolivia y otros países. Países donde las democracias murieron lentamente. Una caída lenta pero constante hacia la autocracia (amenazando a periodistas independientes un mes, cambiando las reglas de retiro para los jueces en la corte electoral al siguiente, etc.) generalmente pasó desapercibido para los observadores internacionales. Si bien durante años estuvo claro incluso para los observadores casuales que la democracia boliviana estaba en riesgo,

Juntos, la polarización extrema y los mecanismos regionales pasados ​​de moda explican porque hay pocas posibilidades de un esfuerzo regional conjunto para ayudar a estabilizar Bolivia. Con Morales en el exilio en México, Bolivia luchará enormemente para superar el legado del giro autoritario del presidente y la interferencia sistemática en el poder judicial, una elección tensa y la destrucción cometida por ambas partes durante las últimas semanas. Morales reprimió la aparición de líderes jóvenes que algún día podrían sucederle, y su partido luchará por encontrar un sustituto fuerte de inmediato. Es probable que la oposición, al mismo tiempo, gane las próximas elecciones, pero enfrentará dificultades para gobernar ya que muchos partidarios de Morales cuestionarán su legitimidad.

En mejores circunstancias, los partidarios de Morales y la oposición podrían sentarse para negociaciones mediadas internacionalmente. Si lo hicieran, los actores políticos sentirían un mayor incentivo para ponerse de acuerdo sobre un conjunto de principios básicos y actuar de manera responsable para aumentar las posibilidades de un rápido retorno a la estabilidad política. Pero en el clima actual, Bolivia podría enfrentar un caos prolongado que amenaza con deshacer el precioso progreso económico realizado en los últimos años. Y en lugar de buscar ayudar a Bolivia, la región, peligrosamente sin timón y en guerra consigo misma, podría empeorar las cosas.

Con información de Oliver Stuenkel/Foreign Policy

Boliviaevo morales

Menú de accesibilidad