Alto funcionario norcoreano viaja a EE.UU.


Foto de Reuters
Foto de Reuters

El sorpresivo viaje del también militar fue dado a conocer esta mañana por Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter


El vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Kim Young-chol, viaja este martes a Nueva York como parte de los contactos para preparar la cumbre entre el líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump.

Kim Young-chol en el centro de la fotografía. Foto de NYT

El sorpresivo viaje del también militar fue dado a conocer esta mañana por Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter, dos días después de que una delegación de Estados Unidos viajó a Pyongyang con ese mismo propósito.

“Hemos conformado un gran equipo para nuestras pláticas con Corea del Norte. Hay reuniones que tienen lugar sobre la cumbre y más. Kim Young-chol, el vicepresidente de Corea, viaja ahora mismo a Nueva York . Sólida respuesta a mi carta. Gracias”, anunció el mandatario.

La carta aludida fue la que Trump envió el pasado jueves al líder norcoreano para informarle sobre la cancelación de la reunión del 12 de junio próximo en Singapur, consecuencia de la guerra de palabras entre los dos gobiernos, aunque el mandatario culpó de ello a Corea del Norte.

Sin embargo, la noche del sábado, al recibir en la Casa Blanca a un estadounidense liberado por el gobierno de Venezuela, Trump dijo a periodistas que la fecha del 12 de junio para reunirse con Kim, seguía firme.

Por su parte, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, aseguró que se llevarán a cabo conversaciones “prácticas” entre Estados Unidos y Corea del Norte “muy pronto” y que el resultado de esas pláticas determinará si la cumbre del 12 de junio se celebra.

Foto de AP

El mandatario surcoreano sostuvo a su vez un encuentro con su contraparte norcoreano en la zona desmilitarizada que divide a las dos naciones, como parte de los contactos de alto nivel con miras a lograr un acuerdo para la desnuclearización de la península coreana.

corea del nortedonald trumpEstados Unidos