Abuelo presuntamente asesina a esposa, hija y nietos en Australia

Foto de 9 News Australia
Foto de 9 News Australia

El comisionado de Policía de Australia Occidental no dijo explícitamente que el hombre de la tercera edad mató a su familia antes de suicidarse, pero rechazó que hubiese otra persona implicada

Aaron Cockman, padre de cuatro menores que murieron en un tiroteo que sacudió a una pequeña localidad en Australia, dijo que no le sorprendió el hecho de que el abuelo de sus hijos sea sospechoso de haber perpetrado el ataque.

“Él pensó en esto. Creo que ha estado pensando en esto durante mucho tiempo” dijo a periodistas el pasado domingo, refiriéndose a Peter Miles.

“¿Cómo diablos hizo Peter eso?”, agregó más tarde. “Todavía no puedo concebirlo”.

Peter Miles de 61 años, su esposa Cynda de 58, su hija Katrina de 35; además de sus cuatro nietos, Taye de 13, Rylan de 12, Ayre de 10 y Kayden de ocho,  fueron encontrados muertos por disparos el viernes por la mañana en una casa de Osmington, un pueblo rural ubicado en la esquina suroeste de Australia.

Aaron Cockman. Foto de 9 News Australia

El comisionado de Policía de Australia Occidental, Chris Dawson, no dijo explícitamente que el hombre de la tercera edad mató a su familia antes de suicidarse.

No obstante, declaró el sábado a periodistas que solamente seis de los siete miembros de la familia fueron víctimas de homicidio, y negó que exista la posibilidad de que haya otra persona implicada.

De acuerdo con el oficial, la policía recibió una llamada de emergencia a las 5:15 h local del viernes, cuando un hombre hizo la llamada desde la propiedad de la familia, sin dar detalles de quién había marcado.

En la vivienda donde ocurrió el crimen se hallaron tres pistolas, todas registradas por Peter Miles.

Katrina y sus cuatro hijos. Foto de 9 News Australia

El cuerpo de Miles estaba afuera del domicilio, otra mujer fue hallada dentro, mientras que el resto, una mujer y los menores, fueron hallados en un cobertizo, señaló el agente.

Osmington, una comunidad de apenas 135 personas, quedó conmocionado por la agresión, y también afectó a la localidad cercana de Margaret River.

Cockman, quien se había distanciado de Katrina Miles por razones desconocidas, dijo que vio a sus hijos durante las visitas supervisadas; agregó que había pasado años enojado con Peter y Cynda Miles por aislarlo de sus hijos.

“La ira contra ellos ahora se ha ido por completo, ha desaparecido por completo. No me siento enojado, siento tremenda tristeza por mis hijos. No quiero que nadie se sienta enojado “, manifestó.

Foto de 9 News Australia

Cockman dijo a 9News Australia que solía llevarse bien con Peter, y señaló que de no ser por él, no habría tenido sus hijos.

El hombre expresó que le consuela saber que sus hijos murieron “pacíficamente en sus camas”.

Este ataque se convirtió en el peor tiroteo que ha sufrido Australia desde la masacre de Port Arthur en 1996, cuando un hombre armado abrió fuego en un café en Tasmania y luego persiguió a más víctimas en su vehículo, matando a 35 e hiriendo a varios más.

Poco después de ese incidente, John Howard, quien fue elegido primer ministro de Australia ese año, promulgó un estricto control de armas.

Con información de The Washington Post y 9 News Australia

australiatiroteo