Elena Poniatowska asegura que su nueva novela la ayudó a reconocer sus valores
Elena Poniatowska asegura que su nueva novela la ayudó a reconocer sus valores. Foto de EFE

La escritora mexicana Elena Poniatowska expresó en una entrevista que su nueva novela, ‘El amante polaco‘, fue un intento por conocer la historia de su propia familia y los valores que la atraviesan como persona.

El libro de ficción retoma la historia de Stanislaw Poniatowski, el último rey de Polonia en el siglo18 y uno de los personajes más importantes de la familia de Poniatowska (París, 1932) y de dónde le viene la sangre real que no le ha impedido tener brillo propio.

“Lo hice (la novela) para que yo lo conociera, para que yo recordara que de niñas nos decían princesa e investigar de qué se trataba y por qué sucedía eso”, dijo en una entrevista previa a su participación en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

La novela, editada por Seix Barral, se fraguó por varios años en medio de un mar de información y datos, de lecturas en francés y en inglés acerca del rey que cayó del poder derrotado por las intrigas y conspiraciones de países vecinos como Rusia y la antigua Prusia, que por un tiempo borraron del mapa a Polonia.

El legado de Poniatowski es reconocido apenas hace unos años como el rey que más promovió la educación, las artes y la cultura, un hombre culto e inteligente al que le gustaba escribir.

Elena Poniatowska asegura que su nueva novela la ayudó a reconocer sus valores - elena-poniatowska-asegura-que-su-nueva-novela-la-ayudo-a-reconocer-sus-valores-1024x683
Fotografía del 27 de noviembre de 2022, de la escritora mexicana Elena Poniatowska, durante una entrevista con EFE, en el marco de la 36 edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, estado de Jalisco (México). EFE/ Francisco Guasco

Es este descubrimiento el que quizás impactó más a la narradora, quien afirmó verse reflejada en este lejano ancestro al que la separan 250 años.

“No fue un descubrimiento de mí, sino de valores, de cosas que me impactan que son finalmente también mis valores”, dijo la Premio Cervantes 2013.

Poniatowska ahondó en la historia del rey Poniatowski desde su infancia hasta su derrota en la guerra pasando por su coronación, resultado de la relación que sostuvo con Catalina II, emperatriz de Rusia, de quien estaba perdidamente enamorado pese a que ella tuvo otros amantes.

“Encontré cosas que me gustaron muchísimo, como su amor a la cultura, él se enamoró perdidamente de Catalina la Grande y ella de él, aunque fue una de las mujeres que más amantes tuvo, él le fue leal y lo hizo rey de Polonia, creo que lo hizo para librarse de él y que viniera otro, al final le hizo un bien a Polonia”, expresó.

La narradora aseguró que ese legado de Poniatowski prevalece hoy en ese país, una nación “muy respetuosa y con mucho amor a la paz, entre vecinos feroces”.

En el proceso de escritura la también periodista encontró que la guerra atravesó la historia de su familia en diversas épocas, primero con la guerra contra Rusia que provocó la abdicación de Poniatowski y luego la Segunda Guerra Mundial, que separó a Poniatowska de su padre por cinco años y que derivó su exilio en México.

“Las grandes historias se fraguan alrededor de la guerra, en este caso de la Segunda Guerra Mundial, no vi a mi papá durante casi cinco años, nos venimos a México, mi mamá nos trajo en el año 42 y volvimos a ver a mi papá brevemente durante el 45 y luego otra vez hasta el año 47”, recordó.

La autora de ‘La noche de Tlatelolco’ y ‘La piel del cielo’ visita cada año la FIL para participar en sus actividades y conversar con sus lectores. Antes lo hacía de la mano de amigos como el cronista Carlos Monsiváis o el escritor Carlos Fuentes.

Esta vez, Poniatowska dice sentirse extraña en medio de un mar de escritores jóvenes y sin la cofradía de amigos con las que solía realizar largas charlas.

“Me siento que soy la viejita y estoy solita porque no están (Gabriel) García Márquez, (Mario) Vargas Llosa sí vive, pero Carlos Fuentes no vive, Rosario Castellanos no vive, me da tristeza que la gente de mi rodada (edad) ya no viene a la feria”, concluyó.

La FIL inició este sábado con un nutrido programa que incluye 620 presentaciones de libros, 3 mil actividades literarias, académicas y científicas y la asistencia de 600 autoras y autores de 45 países.

Con información de EFE