Alfonso Reyes “el regiomontano universal”

Alfonso Reyes “el regiomontano universal” - Foto de El País
Foto de El País

Este viernes se cumplen 130 años del nacimiento del escritor Alfonso Reyes Ochoa, uno de los grandes exponentes de la literatura mexicana

Este viernes se cumplen 130 años del nacimiento del escritor regiomontano Alfonso Reyes Ochoa, uno de los más importantes del país y conocido, debido a su importancia, como “el regiomontano universal“.

Noveno de doce hermanos, Reyes Ochoa fue hijo del general Bernardo Reyes Ogazón, quien luchó durante la segunda intervención francesa en México, así como gobernador e impulsor del desarrollo industrial de Nuevo León.

A nivel profesional se graduó de abogado, sin embargo, su participación en el mundo de la cultura comenzó en 1909, al fundar con otros escritores el Ateneo de la Juventud, espacio donde los intelectuales mexicanos del final del porfiriato discutían los clásicos griegos y reflexionaban sobre las grandes obras de la literatura universal.

En 1911, a los 21 años de edad, Alfonso escribió su primer libro, Cuestiones estéticas, tras lo cual trabajó en la UNAM impartiendo la clase “Historia de la Lengua y Literatura Españolas”.

Tras la muerte de su padre en la Decena Trágica y con la llegada al poder de Victoriano Huerta, Alfonso Reyes decide unirse a la Legación de México en Francia, viviendo en ese país hasta 1914.

Tras esto, decide vivir durante una década en España, donde además de continuar con sus trabajos literarios se desempeñó como periodista, en esa época destaca su versión en prosa del Cantar del mio Cid. 

En una época década importante de su vida como escritor, donde incluso le sugirieron naturalizarse como español, surgieron trabajos como Barroco y Góngora, Cartones de Madrid y las conocidas obras Visión de AnáhuacEl Suicida, y El Cazador.

Entre sus libros de poemas, otra faceta destacada de la obra literaria de Alfonso Reyes, destacan por su parte obras como Ifigenia Cruel, Pausa, 5 casi sonetos, Otra voz y Cantata en la tumba de Federico García Lorca.

A esto sumó su labor como traductor de escritores de la talla de Laurence Stern, G.K. Chesterton y Antón Chéjov.

La calidad del trabajo de Alfonso Reyes llevó a que la escritora Gabriela Mistral decidiera promover su candidatura al Nobel de Literatura, sin embargo el intento se topó con la oposición de movimiento nacionalista mexicano.

Lo anterior no le impidió, no obstante, ganar el Premio Nacional de Literatura en México en 1945.

Mientras tanto de regreso en México, contribuyó a la creación de la Casa de España en México, precursor del Colegio de México, así como de la Capilla Alfonsina, y fue miembro y director de la Academia Mexicana de la Lengua.

Las obras completas de Alfonso Reyes fueron reunidas en 26 tomos por el Fondo de Cultura Económica.

Alfonso Reyes murió a los 70 años de edad en 1959 y su cuerpo fue enterrado en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

Con información de López-Dóriga Digital

Alfonso Reyes