Pese a incertidumbre, sistema financiero de México es sólido: Banxico

Pese a incertidumbre, sistema financiero de México es sólido: Banxico - Banxico estabilidad financiera
Foto de Markus Spiske para Unsplash

El Banxico publicó el Reporte de Estabilidad Financiera del primer semestre de 2019, sosteniendo que el sistema financiero es sólido

El Banco de México (Banxico) publicó el Reporte de Estabilidad Financiera del primer semestre de 2019, resaltando que sus objetivos son procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, promover el sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pagos.

Condiciones macrofinancieras

Sobre las , el banco central señaló que el ritmo de crecimiento de la actividad económica mundial exhibió una desaceleración en el tercer y cuarto trimestre de 2018.

Sin embargo, durante el primer trimestre de 2019, se registró una moderada recuperación en algunas economías avanzadas. Para lo que resta de 2019 y 2020, las perspectivas de crecimiento se revisaron a la baja.

Desde octubre y hasta la primera mitad de diciembre, los mercados financieros internacionales mostraron volatilidad. Tras el mensaje menos restrictivo de la Reserva Federal de Estados Unidos en diciembre, los mercados accionarios mostraron un desempeño favorable.

A partir de mayo, dichos mercados presentaron volatilidad debido a la intensificación de las tensiones comerciales. En este contexto de menores perspectivas de crecimiento, las tasas de interés de corto y largo plazo de Estados Unidos han disminuido considerablemente.

Desde finales de diciembre, los activos financieros de algunos países emergentes se vieron beneficiados por cierta mejoría en el apetito por riesgo y una mayor búsqueda por rendimiento, lo cual se reflejó en importantes flujos de entrada a países emergentes.

Esta tendencia se revirtió parcialmente en mayo, ante un menor apetito por riesgo derivado del recrudecimiento de las tensiones comerciales.

Desde finales de 2014, la economía mexicana ha enfrentado una disminución en el financiamiento proveniente de fuentes externas y un deterioro en la balanza comercial petrolera. En este contexto las cuentas externas han presentado un importante ajuste.

Desde finales de 2014, los mercados financieros mexicanos han experimentado fuertes episodios de estrés, de aumento en su volatilidad y en las primas por riesgo

En los mercados nacionales también se observó un punto de inflexión a mediados de diciembre. El tipo de cambio se apreció y las tasas de interés disminuyeron para casi todos los plazos.

Ante las tensiones y afectaciones comerciales entre Estados Unidos y México y las reducciones en la calificación y perspectiva de la deuda soberana y de Pemex, estas han mostrado mayor volatilidad.

Ante esto, Banxico enfatizó que la economía mexicana enfrenta riesgos derivados tanto del ámbito externo como interno. En particular, destacan para la estabilidad financiera los siguientes riesgos:

  1. Mayor desaceleración del crecimiento global.
  2. La adopción de mayores medidas proteccionistas a nivel mundial.
  3. Menor inversión y menor crecimiento en la economía nacional.
  4. Afectaciones adicionales en las calificaciones crediticias en México.
  5. Episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales/ajustes de portafolio en las economías emergentes

Riesgos del sistema financiero

El seguimiento e identificación de las vulnerabilidades y riesgos que pudieran afectar la estabilidad financiera permite su mitigación a través de herramientas macro-prudenciales u otras acciones de política, explicó Banxico.

La fase del ciclo financiero en la que se encuentra la economía, la evolución de la razón de financiamiento con respecto al PIB, y su brecha respecto a su tendencia de largo plazo, son elementos importantes para identificar las vulnerabilidades asociadas a un patrón de crecimiento del crédito.

El apalancamiento agregado de los hogares se ha mantenido estable durante el último trimestre de 2018 y el primero de 2019. El financiamiento total recibido por los hogares se desaceleró en dicho periodo, principalmente por el crédito al consumo.

Por tipo de acreedor, la banca es el principal otorgante de crédito al consumo, aunque la participación de mercado de las entidades no bancarias también es importante, especialmente en el crédito automotriz.

El menor dinamismo del crédito al consumo ha venido acompañado de una menor morosidad en casi todos sus tipos de cartera.

En cuanto al crédito bancario a la vivienda, se ha observado un ligero aumento en la proporción del ingreso destinada al pago de la hipoteca (PTI), y en la razón del monto del préstamo al valor del inmueble (LTV). No obstante, la morosidad de las cosechas más recientes se mantiene por debajo de la correspondiente a las cosechas de mayor antigüedad.

Se desaceleró el crecimiento del crédito otorgado por la banca múltiple a las empresas privadas no financieras, y aumentó el saldo promedio de los acreditados. La morosidad de las Pymes mantiene un aumento moderado, y la de la cartera total se ha mantenido estable.

La banca múltiple ha mantenido niveles elevados de capital regulatorio, conservando espacio para el crecimiento de la cartera y para hacer frente a escenarios adversos.

El entorno de mayor incertidumbre y volatilidad en las principales variables de mercado, como las tasas de interés, tipo de cambio e índices accionarios resultó en un incremento en el riesgo de mercado de las instituciones bancarias. Por su parte, la banca continúa mostrando niveles de liquidez suficientes para hacer frente a episodios de estrés.

Además de la banca, otros otorgan financiamiento de capital o realizan intermediación crediticia. A la fecha los activos de estos últimos representan el 11.1 por ciento del total. Algunas de estas entidades captan recursos de los mercados financieros o de inversionistas institucionales y tienen otro tipo de regulación prudencial, proporcional a sus riesgos, los cuales deben ser monitoreados con propósitos de estabilidad financiera.

Riesgos cibernéticos

  • La materialización de riesgos cibernéticos puede causar a las instituciones financieras daños asociados a:
    • Disrupciones de las tecnologías de la información que utilizan y la consecuente indisponibilidad de sus servicios.
    • Compromiso a la integridad, confiabilidad y disponibilidad de la información que gestiona la institución.
    • Pérdidas económicas a las propias instituciones o sus clientes.
  • Las autoridades financieras en México han desarrollado una estrategia de mitigación de los riesgos cibernéticos basada en tres ejes:
    • Gobierno corporativo en el que la seguridad de la información ocupe un lugar destacado dentro de las instituciones.
    • Reforzamiento preventivo de la infraestructura y sistemas, a partir de estándares y mejores prácticas.
    • Desarrollo de equipos y protocolos de respuesta a incidentes, que permitan reaccionar oportunamente.

Riesgos ambientales

  • La degradación ambiental y el cambio climático pueden tener implicaciones de riesgo de crédito y de reputación para los participantes en el sistema financiero nacional y a nivel global. En particular, cabe señalar los riesgos físicos y riesgos de transición.
  • En caso de enfrentar escenarios extremos, estos riesgos podrían resultar en pérdidas que amenacen la estabilidad del sistema financiero. Por lo tanto, es importante que las instituciones financieras asuman un papel activo que permita absorber y mitigar dichos riesgos.

Pruebas de estrés

Banxico señaló que derivado del análisis de los resultados del ejercicio de pruebas de estrés sobre el capital de las instituciones de crédito, es posible concluir que los niveles de capitalización promedio del sistema se mantienen por arriba del mínimo más suplementos, aún en los escenarios más adversos.

En el conjunto analizado de escenarios históricos, el sistema se mantendría resiliente, terminando el horizonte de estrés con niveles por encima del mínimo regulatorio sin considerar suplementos de capital.

Los efectos adversos afectan a los bancos de dos maneras:

  • Mayores niveles de morosidad (por mayor incumplimiento).
  • Desapalancamiento de la banca (reducción de cartera), lo que afecta la capacidad de generar ingresos.

Política macroprudencial

Las autoridades financieras en México han implementado herramientas macroprudenciales que ayudan a reducir la probabilidad de que se materialicen riesgos sistémicos en el sistema financiero o mitigar su impacto si llegaran a materializarse, explicó Banxico.

De octubre 2018 a mayo de 2019 destacan las siguientes medidas:

  1. Fortalecimiento de los mercados de derivados.
    • Se publicaron para fines de consulta las reglas sobre los requerimientos de márgenes para operaciones derivadas que no se compensen y liquiden a través de una cámara de compensación.
  2. Fortalecimiento del marco de gestión de riesgos y gobierno corporativo de las instituciones financieras.
    • Las instituciones de la banca múltiple están enviando sus planes de contingencia para su evaluación y aprobación, lo que permitirá anticipar estrategias ante posibles escenarios adversos y planear cómo enfrentarlos.
  3. Mejor coordinación internacional para la cooperación y la gestión de crisis transfronterizas.
    • Se participa en los Grupos de Gestión de Crisis de algunos bancos globales para mejorar la coordinación con las autoridades de otros países.
  4. Mejora regulación de reportos y préstamos de valores
    • Se publicó para consulta modificaciones a las disposiciones vigentes sobre operaciones de reportos y préstamo de valores, con una metodología más robusta para el cálculo de aforos mínimos, y la ampliación de títulos elegibles y de las entidades financieras que puedan hacer estas operaciones.
  5. Nuevos requerimientos de liquidez
    • Se está trabajando en la implementación del Coeficiente de Financiamiento Estable Neto.

Conclusiones

Finalmente, el Banco de México concluyó lo siguiente.

  1. A pesar del entorno de incertidumbre que ha enfrentado la economía mexicana, el sistema financiero se ha mantenido en una posición sólida, con niveles de riesgo moderados. Enfatizó que es necesario:
    • Mantener y seguir reforzando la regulación y supervisión.
    • Conservar una estrategia macroeconómica prudente y firme.
  2. La posición financiera de los hogares se ha mantenido relativamente estable, con un endeudamiento que crece moderadamente. La morosidad en el crédito a hogares se ha mantenido estable.
  3. El financiamiento total a las empresas privadas no financieras del país se desaceleró, principalmente, asociado a una reducción del financiamiento externo, mientras que el interno lo hizo en menor magnitud y ha mantenido niveles bajos de morosidad, si bien ligeramente mayores en pymes.
  4. El deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex son un importante factor de riesgo que debe ser atendido.
  5. Dada la relevancia de Pemex para la economía, finanzas públicas y el sistema financiero y, considerando las reducciones recientes en su calificación, es necesario reforzar su calidad crediticia.
  6. Las instituciones de banca múltiple continúan mostrando niveles de capitalización y liquidez suficientes para hacer frente a posibles episodios de estrés.
  7. Las pruebas de estrés realizadas sugieren que el sistema bancario en su conjunto cuenta a marzo de 2019 con niveles de capital suficientes que le permitirían en un entorno macroeconómico adverso tener niveles de capitalización y de apalancamiento por encima del mínimo regulatorio.
  8. En cuanto a los riesgos no financieros, los asociados a ataques cibernéticos y a la degradación ambiental y cambio climático han cobrado relevancia y deben ser evaluados y mitigados.
  9. Dados los retos de diversa índole que enfrenta la economía mexicana, es importante enfatizar la importancia de preservar un sistema financiero estable, eficiente, competitivo e innovador, en el que se mantengan los incentivos adecuados para que las instituciones financieras intermedien de manera segura y eficiente el ahorro del público hacia proyectos rentables.
  10. Resulta fundamental contar con un marco institucional sólido y una regulación y supervisión financieras que promuevan la integridad del sistema y protejan los intereses del público. Todo ello, a fin de que el sistema financiero contribuya a elevar el crecimiento económico sostenido y el bienestar de la población.
{00CEB7D3-2554-944E-2AB4-91CAAC7F0FFC}

Con información de López-Dóriga Digital

banco de méxicobanxicoeconomíamexico