OCDE eleva cuatro décimas el crecimiento de México en 2022, hasta 2.5%
La OCDE. Foto de OECD / Archivo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) elevó hoy el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana en 2022 hasta el 2.5 por ciento, cuatro décimas más que su anterior previsión del mes de septiembre.

En un nuevo informe publicado hoy, la OCDE también incrementa su pronóstico de crecimiento para 2023, que cifra en 1.6% (una décima más), en tanto que para 2024 aventura que la economía mexicana crecerá un 2.1%.

La organización multilateral advierte de que el consumo se verá respaldado por la mejora gradual del mercado laboral, pero atenuado por la alta inflación.

En tanto, estimó que las exportaciones se beneficiarán de una alta integración en las cadenas globales de valor, aunque “su dinamismo se verá mitigado por la desaceleración en Estados Unidos”, particularmente en los sectores de la electrónica y la automoción.

En este sentido, la OCDE detalló que aun con el sólido crecimiento de los tres primeros trimestres del 2022, los indicadores de alta frecuencia muestran una disminución de la actividad en algunos sectores.

“La producción de minería y construcción se contrajo recientemente, aunque la producción de automóviles sigue resistiendo, gracias a la relajación de las restricciones de suministro”, se lee en este informe.

Además, consideró que la demanda externa se mantiene, aunque proyectó que disminuya a medida que se debilite el crecimiento de los Estados Unidos, como se prevé para 2023.

Sin embargo, señaló que las presiones inflacionarias siguen siendo altas y generalizadas. “La inflación general y subyacente anual se ubicó en 8.4% en octubre. Las expectativas de inflación a mediano plazo han aumentado”, advirtió.

Plan antiinflacionario en combustibles reduce inflación

La OCDE también reconoció que el plan antiinflacionario en México ha ayudado a paliar el alto costo de los energéticos, así como de la inflación, con reducciones de entre 2 y 4 puntos porcentuales.

En este sentido, también estimó que el costo presupuestario asociado a este mecanismo de estabilización del precio minorista del combustible sea del 1.4% del PIB mexicano en 2022.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Gobierno mexicano ha dejado de recaudar hasta un 82% impuestos por combustibles que se distribuyen en México por este programa de subsidios, que hasta septiembre pasado sumó 307 mil 791 millones de pesos en estímulos fiscales.

Política monetaria debe mantenerse restrictiva: OCDE

Por su parte, la OCDE estimó que la tasa de interés, que determina el Banco de México, se estabilizará hasta un 3.3%, cerca de a tasa objetivo del banco central mexicano de 3%, hasta 2024.

Por ello, proyectó que la política monetaria alcanzará el 10.75% para el primer trimestre de 2023, “dado que se espera que persistan las presiones generalizadas sobre los precios”.

“Se supone que la tasa de política aumentará a 10.75% para el primer trimestre de 2023 y se mantendrá en ese nivel hasta principios de 2024, cuando comenzaría a reducirse gradualmente”, consideró.

Sin embargo, la OCDE no descartó que la inflación pueda ser más alta durante más tiempo, erosionando el poder adquisitivo, particularmente de los hogares vulnerables, lo cual sostuvo “exige un mayor endurecimiento de la política monetaria”.

“Los episodios de volatilidad financiera pueden desencadenar una mayor aversión al riesgo, reducir las entradas financieras netas y aumentar los costes de financiación”, consideró.

Productividad, prioridad clave

A su vez, la OCDE recomendó a México reducir el costo regulatorio que implica formalizar un negocio, así como ampliar las bases impositivas para responder a las crecientes necesidades de gasto en educación, salud e infraestructura.

Además, señaló que esto ayudaría “a salvaguardar el compromiso con la sostenibilidad de la deuda y a impulsar la productividad y el crecimiento”.

Con información de EFE