Ford sabía de las fallas de Focus y Fiesta antes de venderlos: Free Press

Ford sabía de las fallas de Focus y Fiesta antes de venderlos: Free Press - ford
Foto de USA Today

Ford Motor Co., lanzó dos autos económicos y de bajo consumo de combustible a sabiendas que estos contaban con transmisiones defectuosas

Ford Motor Co., lanzó dos autos económicos y de bajo consumo de combustible a sabiendas que estos contaban con transmisiones defectuosas.

Se tratan de los modelos Focus y Fiesta, los cuales continuó vendiendo a pesar de los problemas que resultaron en miles de quejas y avalanchas de reparaciones, señala una investigación de Free Press.  

Dichos autos, muchos de los cuales pierden energía al azar en las autopistas y se han atascado inesperadamente en las intersecciones, se pusieron a la venta entre 2010 y 2011 cuando Estados Unidos emergió de la Gran Recesión.

Al menos 1.5 millones permanecen en la carretera y continúan atormentando a sus dueños y a Ford.  

El fabricante rechazó las preguntas de seguridad iniciales de los abogados de la compañía y un veterano ingeniero de desarrollo advirtió que los autos no estaban en condiciones de conducir, según muestran los correos electrónicos internos y los documentos.

Ford luego se negó, después de que la profundidad del problema era evidente, para hacer un cambio costoso en la tecnología de transmisión. 

En cambio, la compañía siguió intentando encontrar una solución para la transmisión defectuosa durante cinco años, mientras que las quejas y los costos se acumulaban.

Mientras tanto, funcionarios de Ford prepararon puntos de conversación para que los concesionarios les dijeran a los clientes que los autos funcionaban normalmente cuando los documentos internos están salpicados de preocupaciones de seguridad y descripciones de los defectos.

 

Ford
Foto de USA Today

 

El fabricante de automóviles se enfrenta a miles de clientes enojados que ahora aseguran que nunca comprarán otro Ford, a cientos de millones en costos de reparación, muchas veces sin reparar realmente los autos; y al litigio tan serio que la compañía advirtió esta primavera a los inversionistas sobre la amenaza financiera que representan los defectos de la transmisión denominada DPS6

Aparte de los riesgos legales, “el gasto total relacionado con la calidad para DPS6 podría alcanzar los 3 mil millones de dólares”, según informe interno de 2016 que proyectó los costos hasta 2020.  

En un comunicado emitido el miércoles a Free Press, Ford dijo que muchos clientes no estaban acostumbrados a la sensación de la transmisión y reconocieron que, “Después de que la nueva transmisión estaba en la carretera, surgieron otros problemas. Actuamos de manera rápida y decidida para investigar los problemas (…) Las soluciones fueron más complejas y tomaron más tiempo de lo que esperábamos. Lamentamos los inconvenientes y la frustración que causaron a algunos consumidores“. 

Reconoció además la discusión sobre el cambio a una transmisión diferente pero señala que se tomó la decisión basada en lo que consideraba “mejor para los clientes”. 

La posición de Ford siempre ha sido que incluso si los automóviles se salen de marcha mientras la gente conduce y deben desplazarse hacia el costado de la carretera, los automóviles no representan un riesgo para la seguridad porque la dirección asistida, los frenos y otras funciones continúan trabajando.  

Cabe destacar que los reguladores federales en 2014 se reunieron con Ford y se negaron a iniciar una investigación formal u ordenar un retiro de las transmisiones.  

Las demandas en nombre de los propietarios de los Estados Unidos alegan que la compañía estafó a los compradores. Ford niega las acusaciones, pero llegó a los titulares luego de resolver reclamos en Australia y Tailandia.  

Un análisis confidencial de alto nivel realizado por Ford en 2012 reconoció que cuando los autos se lanzaron a la producción, se tomaron “atajos” para ahorrar dinero y, al parecer, comprometieron los protocolos de calidad, en esfuerzos dirigidos por el entonces director general Alan Mulally. 

Dicha revisión, obtenida por Free Press, también señala que las transmisiones serían eliminadas y que se usaría una tecnología diferente en el futuro, pero eso no sucedió.

 

ford
Foto de Free Press

 

El Focus salió de producción después del modelo 2018, mientras que el Fiesta 2019 fue el último de la línea. 

Ford Motor Co. proporcionó una declaración en respuesta a las preguntas de Free Press sobre sus decisiones con respecto a la transmisión de doble embrague DPS6 utilizada en Fiesta y Focus. 

En 2011 y 2012, Ford se mostró entusiasmado y orgulloso de presentar una transmisión innovadora y totalmente nueva que proporcionó una mayor eficiencia de combustible y tuvo una huella ambiental menor.

“El desarrollo de la transmisión presentó desafíos comunes a las nuevas tecnologías innovadoras. Esos desafíos surgieron en los intercambios normales dentro de Ford y con Getrag, el fabricante de la transmisión”, indicó la automotriz. 

Algunos consumidores, acostumbrados a las transmisiones automáticas tradicionales, encontraron que el patrón de cambio de la nueva transmisión automática de bajo consumo de combustible era inusual y suscitó preguntas con sus distribuidores. Por diseño, la nueva transmisión, también automática, cambia más como una transmisión manual. En los lugares donde las transmisiones manuales eran aún más comunes, las consultas relacionadas de los consumidores eran mucho más bajas. 

Después de que la nueva transmisión estaba en la carretera, se desarrollaron otros problemas. Ford asegura haber actuado de forma rápida y decidida para investigar los problemas, alertar a los distribuidores, recomendar y pagar reparaciones y extender las garantías.  

“Si bien finalmente resolvimos los problemas de calidad, las soluciones fueron más complejas y tomaron más tiempo de lo que esperábamos. Lamentamos los inconvenientes y la frustración que causaron en algunos consumidores”, agregó en su mensaje.  

Ford identificó y discutió una serie de posibles soluciones, incluido el cambio a una transmisión completamente diferente. “Creemos que las decisiones que tomamos en diferentes puntos para corregir los problemas fueron las mejores para los consumidores. Si bien hemos abordado los problemas de calidad con la transmisión, los vehículos en los que se instaló fueron y siguen siendo seguros”, defendió Ford Motor

La revisión de Ford en 2012, sin embargo, mostró que las cosas se fueron a pique desde el principio. La arquitectura de la transmisión se seleccionó 12 meses más tarde de lo normal, “limitando el tiempo de desarrollo de ingeniería inicial”, señala un informe.

En cada punto de control temprano, se hizo más evidente que los sistemas de transmisión para el Fiesta 2011 “no eran capaces de satisfacer las expectativas de los clientes”, según la revisión. 

Se dedicó una página a los fallos con 23 problemas de alerta “rojos” relacionados con la calibración y “115 cambios de software requeridos antes del lanzamiento” para el Fiesta 2011. 

El memo señaló que a medida que el proyecto se dirigía hacia el lanzamiento, “los problemas aumentaron en lugar de disminuir”.

 

Ford
Foto de USA Today

 

El informe de 2012 también dijo que las actualizaciones al sistema de doble embrague “no se llevarán a cabo”, debido a un acuerdo para cambiar la tecnología realizada en octubre.  

El informe señala que las alternativas retrasarían el lanzamiento de futuros modelos, agregarían los costos de producción y de fábrica y reducirían el ahorro de combustible, creando el riesgo de que Ford pudiera entrar en conflicto con los requisitos federales. 

El cambio no se realizó, y Ford continuó durante años ajustando el DPS6, ajustando la calibración, los materiales del embrague y reparando una fuga en el sello. 

Free Press documentó al menos 4 mil 377 quejas ante NHTSA para las transmisiones Fiesta 2011-16 y Focus 2012-16, un número alto para el sistema de informes de los consumidores. 

En este contexto, las quejas relacionadas con estas transmisiones son casi un 50 por ciento más altas en un período de tiempo más corto que las quejas ante la NHTSA del Ford Explorer 2010-18, que también son objeto de una investigación federal. 

Las demandas pendientes de los Estados Unidos incluyen:

 

  • Un caso de acción colectiva con sede en un tribunal federal de Los Ángeles que cubre a 1.9 millones de propietarios y antiguos propietarios. En estos casos, los miembros de la clase certificada reciben el mismo trato en cada estado y ciertas reclamaciones se limitan con los términos del acuerdo. En este caso, se está apelando un acuerdo de 35 millones de dólares.
  • Una “acción masiva” con sede en Michigan presentada en el Tribunal de Distrito del Condado de Wayne presentada por 12 mil 300 compradores que han optado por no participar en la demanda colectiva. En una acción masiva, los casos se combinan, pero cada demandante debe probar ciertos hechos y puede ganar daños individuales que no están limitados.
  • Alrededor de 970 demandas individuales de todo el país se agruparon en un tribunal federal de Los Ángeles. Docenas de estos han sido resueltos recientemente por Ford.
  • Alrededor de 110 juicios coordinados de todo el país están agrupados en el Tribunal Superior de California. Decenas de estos también se han resuelto recientemente.

 

Los abogados que han negociado con Ford dicen que la compañía ofreció acuerdos por más de 75 mil dólares a demandantes individuales en California, que es conocida por sus fuertes leyes de protección al consumidor. 

Con información de USA Today

focusfordFord Motor

Menú de accesibilidad