Secretario del Tesoro advierte “daño permanente” si no se reabre en EE.UU.

Secretario del Tesoro advierte “daño permanente” si no se reabre en EE.UU. - Steve Mnuchin, secretario del tesoro de EE.UU. Foto de EFE
Steve Mnuchin, secretario del tesoro de EE.UU. Foto de EFE

El secretario del Tesoro de EE.UU. alertó del "riesgo de daño permanente" para la economía estadounidense si se mantiene el confinamiento

El secretario del Tesoro de EE.UU.Steven Mnuchin, alertó del “riesgo de daño permanente” para la economía estadounidense si se mantiene el confinamiento por la pandemia del coronavirus COVID-19, mientras que el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, pidió más estímulo fiscal al Congreso en una poco habitual comparecencia conjunta.

En medio de la mayor crisis en más de 70 años, los dos funcionarios respondieron virtualmente ante el comité bancario del Senado para evaluar las perspectivas económicas y la efectividad del paquete de rescate aprobado en abril por valor de 2.2 billones de dólares, el mayor de la historia del país.

 

 

Mnuchin, miembro de la administración del presidente Donald Trump, optó por el cauto optimismo al señalar que las medidas de asistencia financiera están funcionando, a la vez que defendió la reapertura gradual del país tras semanas de confinamiento y restricciones de movilidad.

“Hay un riesgo de daño permanente” si no se avanza en el proceso de reapertura, aseveró el jefe del Tesoro a los senadores.

“Somos conscientes de las cuestiones de salud y lo queremos hacer de una manera segura”, agregó.

Para Mnuchin, las cifras del segundo trimestre seguirán siendo negativas, pero aventuró que “las condiciones económicas mejorarán en el tercer y cuarto trimestre del año”.

 

Salud frente a economía

El presidente Trump y su gobierno se mostraron ansiosos por retomar la actividad económica, pese a que los expertos advertieron de que debe mantenerse la prudencia.

Más de dos tercios de los 50 estados de EE.UU. comenzaron el levantamiento gradual de las restricciones impuestas a mediados y finales de marzo.

Estados Unidos es el foco central de la pandemia, con más de 1.5 millones de contagiados y 90 mil muertos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Uno de los cruces más duros de la comparecencia fue el que se produjo entre el senador demócrata Sherrod Brown, de Ohio, y Mnuchin.

“¿Cuántos trabajadores deben dar sus vidas para aumentar el PIB o el Dow Jones de Industriales (el principal índice de la Bolsa de Wall Street) en mil puntos?”, inquirió Brown.

“Ningún trabajador debería dar sus vidas para eso, senador, y creo que su caracterización ha sido injusta”, replicó el secretario del Tesoro.

 

La Fed pide al Congreso que haga más

Por su parte, Jerome Powell remarcó la gravedad de la crisis que encara el país, con más de 36 millones de nuevos desempleados en las últimas semanas por la ola de despedidos provocada por la paralización de la actividad económica.

“Es conveniente recordar que las medidas tomadas para contener el virus representan una inversión en nuestra salud individual y colectiva. Como sociedad, deberíamos hacer todo lo posible para dar un respiro a aquellos que están sufriendo por el bien público”, dijo Powell.

Desde el lado monetario, aseguró que la Fed “está comprometida a usar todas las herramientas disponibles en estos tiempos desafiantes”, tras recortas los tipos de interés a casi el 0 por ciento y aprobar inyecciones masivas de liquidez, aunque reconoció que “estas acciones son solo parte de una respuesta más amplia del sector público”.

“Este es el mayor shock en la memoria reciente, y la cuestión que flota en el ambiente es: ¿Ha sido suficiente?”, afirmó.

Powell, que advirtió que la tasa de desempleo podría alcanzar el 20 por ciento al cierre de mayo, dio la bienvenida al inicio de negociaciones de cara a un nuevo programa de estímulo fiscal.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó un nuevo plan de estímulo fiscal por valor de 3 billones de dólares, que incluye un billón de dólares para rescatar a los estados y gobiernos locales, así como otra ronda de pagos directos, incluidos esta vez los inmigrantes sin papeles.

La Casa Blanca y los republicanos -así como algunos demócratas- se oponen tanto al giro a los indocumentados como a rescatar a los estados, ya que advirtieron que en algunos casos sus problemas financieros son previos a la pandemia.

“(El nuevo paquete de estímulo fiscal) va a ocurrir. Pero se va a hacer de una mejor manera para el pueblo estadounidense”, apuntó este viernes Trump, sin ofrecer detalles acerca de la propuesta republicana.

Con información de EFE

confinamientocongresocoronaviruscovid-19daño permanenteeconomía estadounidenseEstados Unidosestímulo fiscalfedjerome powell
Menú de accesibilidad