Centro de Investigación propone diversificar infraestructura petrolífera


Centro de Investigación propone diversificar infraestructura petrolífera - Foto de Notimex
Foto de Notimex

De 2000 a 2017, la capacidad de almacenamiento de gasolina y diésel creció 0.4 por ciento y la demanda de estos combustibles aumentó 42.3 por ciento

La falta de diversificación en la infraestructura de petrolíferos ha afectado la seguridad energética de México, definida como la disponibilidad ininterrumpida de fuentes de energía a precios accesibles, aseguró el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Refirió que de 2000 a 2017, con la construcción de una nueva Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR), la capacidad de almacenamiento de petrolíferos como gasolina y diésel creció 0.4 por ciento, pero en el mismo periodo, la demanda de estos combustibles aumentó 42.3 por ciento.

En la actualidad, México cuenta con 73 TAR que suman una capacidad operativa de 11 millones 971 mil 619 barriles, refirió el organismo un análisis.

Señaló que las TAR están distribuidas en diversas regiones del país, lo que determina el tipo de suministro que las alimenta, dada la cercanía a las refinerías y la geografía regional, limitando a algunas a escasos medios de transporte.

Esto aumenta la vulnerabilidad de abastecimiento de energía en las comunidades cercanas, lo que sugiere que, una menor diversificación de medios de refinación y de transporte, afecta a la seguridad energética.

El coordinador de Energía y Finanzas Públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, Alejandro Limón, destacó que otro aspecto que afecta a la seguridad energética es el nivel de inventario que una región puede almacenar.

En promedio, agregó, la cantidad de días que las TAR pueden satisfacer la demanda, si se quedan repentinamente sin producto, es de 7.5 días de abastecimiento de gasolinas y 6.9 días de abastecimiento de diésel.

Con información de Notimex

Centro de Investigación Económica y PresupuestariaCIEPcombustiblegasolinahidrocarburoinfraestructura de petrolíferosmexicoseguridad energética