Alejandro Díaz de León niega tensión con AMLO; hubo “visiones diferentes”, aclara
Alejandro Diaz de León, gobernador saliente del Banco de México. Foto de Notimex / Archivo

Alejandro Díaz de León se dijo afortunado de haber tenido la oportunidad de contribuir a la buena conducción del Banco de México (Banxico) durante los cuatro años que se desempeñó como gobernador.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el economista señaló que después de 30 años en Banxico está listo para encontrar nuevos retos profesionales.

El haber podido ser gobernador del Banco de México por cuatro años es una oportunidad que para todos los que ingresamos al Banco hace mucho tiempo, nos formamos aquí, es un sueño… Dejo una institución a la que quiero mucho”, destacó.

Díaz de León dejará el cargo de gobernador de Banxico el 31 de diciembre y reveló que su objetivo principal será “compensar las ausencias” que tuvo con su familia a lo largo de su encomienda.

Aseguró que la transición de la gubernatura del Banco de México será 100 por ciento civilizada, para lo cual ya ha establecido el diálogo con la próxima gobernadora Victoria Rodríguez Ceja.

Mi obligación es contribuir de la mejor manera posible a que el Banco transite de una manera ordenada… No solo mi obligación, también mi gusto es que esto sea de la manera más natural y funcional posible”, aseguró.

No hubo momentos de tensión con López Obrador

Más que tener momentos de tensión con el presidente Andrés Manuel López Obrador el gobernador saliente de Banxico indicó que le importó explicar el perímetro constitucional y legal de la institución.

Hemos tratado de comunicar de una manera más explícita de ser del Banco y la razón de ser de este perímetro legal y constitucional”, dijo.

Cuestionado sobre los Derechos Especiales de Giro que el presidente López Obrador planteó que pasaran al Gobierno Federal, el gobernador saliente explicó que gracias a su autonomía Banxico no puede financiar al Estado.

Al recibir las reservas internacionales por supuesto que son para el uso de liquidar pasivos externos, pero a través de una compra-venta.”

Otro punto fueron los remanentes, que al cierre de 2020 hubo una significativa apreciación del tipo de cambio que no alcanzó siquiera para satisfacer el nivel del capital objetivo.

Con información de López-Dóriga Digital