Talibanes decapitan a jugadora de voleibol
Talibanes en Afganistán. Foto de EFE

Mahjabin Hakimi, jugadora del equipo nacional femenino de voleibol de Afganistán, fue decapitada por los talibanes.

Una de las entrenadoras del equipo confirmó la noticia a Independent Persian, medio al que relató que el asesinato de la deportista pudo ocurrir a principios de octubre.

Una notizia terribile arriva dall’Afghanistan, la giovane pallavolista Mahjabin Hakimi è stata decapitata. La sua colpa:…

Publicado por Federazione Italiana Pallavolo en Jueves, 21 de octubre de 2021

De acuerdo con la entrenadora la familia de Hakimi fue amenazada para no hablar sobre lo ocurrido.

Añadió que desde la toma de los talibanes del Gobierno las atletas en general se enfrentan a una grave amenaza de seguridad.

La entrenadora aseguró que muchas jugadoras de voleibol que han competido en Afganistán y en el extranjero, o han aparecido en medios de comunicación, están amenazadas.

Tan solo dos jugadoras del equipo nacional femenil han podido salir del país, en tanto que el resto están ocultas, “desesperadas y asustadas”.

Desde la toma de los talibanes la actividad de las mujeres en el deporte, la política y la vida social en general ha sido fuertemente reprimida.

Tras conocerse la muerte de Mahjabin Hakimi la Federación italiana de voleibol condenó el hecho en redes sociales.

Su culpa: practicar el deporte que amaba, el voleibol. Mahjabin, como muchas otras chicas en Italia y en todo el mundo, cultivó su pasión por el voleibol en el Club de Voleibol del Municipio de Kabul, pero en comparación con otras compañeras, no había logrado salir de Afganistán en los últimos meses. Parece imposible que en 2021 alguien sea asesinado solo porque juega al voleibol, o aún peor, porque persigue sus sueños”, se lee en Facebook.

El mensaje añade que “toda la comunidad del voleibol está de luto”.

“Mahjabin, donde estés, nos gustaría imaginarte con un balón en las manos libre de poder jugar al voleibol”, termina el mensaje.

Con información de Independent Persian y EFE