El réferi en el boxeo, por Mauricio Sulaimán
Foto de EFE

Columna publicada el 27 de junio de 2022 en el Heraldo de México.

Todos los deportes tienen oficiales encargados de mantener la competencia conforme a las reglas que se establecieron en el mismo. En el futbol está el árbitro, quien es la máxima autoridad, y éste recibe apoyo de los abanderados; en el futbol americano está el réferi principal y hay otros cinco árbitros de campo en posiciones específicas. En el béisbol está el umpire detrás de home, y hay otros dos posicionados en primera y tercera base. En fin, todos los deportes tienen estos personajes que invariablemente están en la mira de los aficionados y los medios de comunicación.

El boxeo actualmente cuenta con el réferi, quién es la máxima autoridad dentro del ring, y con tres jueces más, quienes se encargan de calificar round tras round, y en caso de ser necesario determinar quién es el ganador del combate, esto sí es que la pelea no termina por knockout.

En sus inicios, el réferi fue creado para asegurarse que los aficionados no intervinieran en el pleito. Estamos hablando de cuando iniciaba este deporte, cuando era un acto de salvajismo, peleas brutales entre dos hombres, a mano limpia y, básicamente, sin reglas. La apuesta era lo que juntaba a las personas a ver estos combates y al haber intereses, pues comúnmente intervenían y se armaba un escándalo.

Fue así que nació la figura del réferi, una o varias personas que vigilaban a los aficionados para que no intervinieran en la pelea.

Eventualmente cambiaron las cosas, se introdujeron algunas reglas básicas de combate, y así nació la necesidad de tener alguien que se asegurara que se cumplirían dichas reglas.

El Marqués de Queensberry es quien recibe el crédito de introducir el reglamento, aunque, en realidad, fue John Graham Chambers.

El réferi, durante muchas décadas, era quien decidía quién era el ganador en caso de que no hubiera knockout; simplemente iba a la esquina y levantaba la mano de quien consideraba había sido superior. Esta práctica aún está vigente en algunas funciones de boxeo en Inglaterra, de muy bajo presupuesto y así sólo se contrata a un oficial.

Eventualmente llegó la modalidad de tener jueces para evaluar las acciones y votar por quién hubiese ganado la pelea. Muchos años vimos dos jueces abajo del ring y el réferi que también punteaba.

El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) le quitó esa tarea, con el objetivo de que el réferi se dedicara a cuidar la integridad física de los combatientes, y así dedicar el total de su atención y concentración en las acciones dentro del ring, sin tener que evaluar y pensar en calificar las acciones.

La realidad es que el réferi tiene la vida de los peleadores en sus manos, y es por ello, que debe estar absolutamente concentrado en las acciones y estar listo para actuar en su protección.

La mecánica dentro del ring ha cambiado de manera absoluta. Los réferis de hoy, en su gran mayoría, reciben importante entrenamiento y son requeridos a pasar una certificación.

¿Sabías que…?

Una de las peleas más famosas de la historia fue aquella cuando el campeón mundial de peso completo Jack Johnson combatió ante James Jeffries, quien había sido monarca por varios años, y se le exigió salir del retiro para tratar de vencer a Johnson, que se había convertido en el primer campeón mundial de peso completo de raza negra.

En un momento donde el racismo en los Estados Unidos estaba en auge, la expectativa por la pelea fue grandísima. El promotor del combate, Tex Richard, lanzó una invitación al entonces Presidente de Estados Unidos, William Howard Taft, para que él fuera el réferi de la pelea. Al no ser aceptada, entonces hizo contacto con Arthur Conan Doyle, el famoso escritor inglés, creador de Sherlock Holmes, quien también declinó… Finalmente fue el mismo Richard, quien hizo la labor de réferi, cuando Johnson le dio una golpiza despiadada al ídolo americano que lo mandó definitivamente al retiro.

Anécdota de hoy

El Consejo Mundial de Boxeo fue el responsable de implementar el uso de la tarjeta roja. Es común que el réferi y el doctor de la pelea no hablen el mismo idioma o, que el ambiente sea muy ruidoso, y eso complique las comunicaciones entre ellos.

El tamaulipeco Miguel Acuña tuvo la idea de implementar la tarjeta roja para que el doctor se la enseñe al réferi cuando este considere que la pelea no debe continuar y así evitar que haya una comunicación verbal. Fue en la convención anual de Sudáfrica, cuando el WBC votó a favor de implantarla.

El gran réferi Arthur Mercante tomó el micrófono indignado y reclamó que eso fue un ataque a la dignidad del réferi y que era inaceptable. Mi papá le respondió: “Mi querido Arthur fue precisamente tu última pelea la que nos convenció a votar a favor de esta nueva dinámica, cuando Ricardo Lopéz salió salvajemente cortado por un cabezazo accidental de Rosendo Álvarez, el doctor te dijo que era una cortada peligrosa y recomendó que se detuviera la pelea y tú la dejaste seguir.

A lo que Arthur respondió: “¡Pero José yo no hablo español y no entendí lo que me dijo!

Mi papá soltó una carcajada y dijo: “Gracias Arthur, tu testimonio acaba de ratificar la decisión tomada”, y fue a darle un abrazo a su queridísimo réferi.

POR MAURICIO SULAIMÁN
PRESIDENTE DEL CMB
@WBCMORO