Pumas tienen oportunidad de oro ante los Sounders
Pumas tienen oportunidad de oro ante los Sounders. Foto de Twitter Pumas

El técnico de los Pumas UNAM, el argentino Andrés Lillini, aseguró que su equipo tiene “una oportunidad de oro” el miércoles con la vuelta de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf ante los Seattle Sounders.

“Las ilusiones son muchas. Sabemos que es una oportunidad de oro que hemos ganado y que no queremos dejarla pasar”, dijo en una rueda de prensa en Seattle.

“Estamos ante un rival muy difícil y en su cancha, lo sabemos, son cosas que tenemos en cuenta. Pero para nosotros, la oportunidad es única y venimos preparados para afrontarla y para ganar esta final“, añadió.

Después del empate 2-2 en la ida en la Ciudad de México, Sounders y Pumas se medirán en el Lumen Field de Seattle para decidir el vencedor de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Además del título, el campeón se llevará un billete para el Mundial de Clubes de la FIFA.

Lillini apuntó que espera “un partido intenso”.

“Los dos equipos tenemos ese estilo de transiciones ofensivas y defensivas rápidas. Ellos tienen un circuito de juego muy sólido en la mitad de la cancha, con tres jugadores de muy buen pie. Y después, tanto Jordan Morris como Cristian Roldán son extremos muy rápidos y directos”, dijo.

“El que no cometa errores va a ser el ganador de esta final”, sentenció.

También señaló que son conscientes del empuje de la afición de los Sounders en sus partidos como local y dijo que el estadio del Seattle es “imponente”.

Respecto a la situación de su plantilla, el entrenador adelantó que Alan Mozo tiene “muy difícil” jugar el miércoles, aunque la decisión final la tomarán mañana; y aclaró que Arturo Ortiz y Nicolás Freire estarán disponibles.

En otro sentido, Lillini reconoció que la victoria de los Pumas el domingo ante el Pachuca, líder del torneo Clausura 2022, supuso “una inyección anímica”.

“Visualizo el partido (del miércoles) muy parecido tácticamente al de Pachuca“, comentó al referirse a que espera un encuentro que alterne “periodos de ataque” para los Pumas con partes del duelo en las que tengan que “defender y sufrir un poco”.

El partido se disputará en un campo de césped artificial pero Lillini no quiere que eso sea una excusa.

“Las finales no se juegan: se ganan”, apuntó.

“Sabemos que ya en ningún lado se gana la playera. Hay que vivir los partidos, jugarlos y estar a la altura de las circunstancias, agregó.

Por último, Lillini sostuvo que el objetivo de su conjunto es ganar esta Liga de Campeones para “devolverle a la afición lo que se merece” tras más de una década sin celebrar un título.

“Tenemos que romper esta sequía que trae la institución sí o sí con este título”, finalizó.

Los Pumas buscan en Seattle su cuarto triunfo en la Liga de Campeones de la Concacaf tras los que consiguió en 1980, 1982 y 1989 cuando aún se denominaba Copa de Campeones de la Concacaf.

Se esperan más de 60 mil personas en las gradas para este encuentro que se jugará en el Lumen Field de Seattle a partir de las 19:00 h del tiempo local.

El vencedor de esta final, en la que los goles a domicilio no se cuentan para el desempate, se clasificará asimismo para el Mundial de Clubes de la FIFA.

Los Pumas llegaron a ponerse 2-0 en el partido de la semana pasada gracias a dos tantos del argentino Juan Ignacio Dinenno, pero los Sounders se rehicieron en la segunda parte y empataron el encuentro con un doblete del uruguayo Nicolás Lodeiro.

Seattle se presentará en el partido definitivo del miércoles con más descanso ya que no tuvo que jugar este fin de semana en la MLS.

En cambio, el conjunto mexicano aterriza en Seattle con el ánimo en alto tras haber derrotado por 2-0 este domingo al Pachuca, líder del torneo Clausura 2022, y haber conseguido así el billete para la repesca por una plaza en los cuartos de final.

El conjunto dirigido por el argentino Andrés Lillini tiene una semana formidable por delante ya que, además del partido decisivo contra los Sounders, el domingo se enfrentarán a las Chivas de Guadalajara en la repesca del Clausura.

Los Pumas buscan en Seattle su cuarto título de la Liga de Campeones de la Concacaf tras los que consiguió en 1980, 1982 y 1989 cuando aún se denominaba Copa de Campeones de la Concacaf.

Su última aparición en la final no trae buenos recuerdos para su afición, ya que el Saprissa costarricense les derrotó en 2005.

Esa fue la última vez que perdió el torneo el futbol mexicano, que desde entonces encadena 16 victorias en este certamen.

El último título nacional para los Pumas fue el Clausura 2011.

Con información de EFE