ÚLTIMA HORA Loretta Ortiz Ahlf protesta como ministra de la SCJN
Messi se estrena en la Ligue 1 y sentencia al Nantes
Foto de EFE

Leo Messi sentenció el apurado triunfo del París Saint-Germain (PSG) ante el Nantes (3-1) en su estreno como goleador en la Ligue 1 y el conjunto de Mauricio Pochettino aumentó su ventaja al frente de la tabla.

Kylian Mbappe, un autogol de Dennis Appiah y el tanto del argentino propiciaron la duodécima victoria en catorce encuentros del PSG en la liga gala, a pesar de jugar la última media hora con un hombre menos por la expulsión del portero costarricense Keylor Navas.

El PSG aventaja en trece puntos al Lens, que el domingo visita al Brest.

Messi firmó su primer tanto en la Ligue 1. Acumula cuatro ya con la camiseta del París Saint Germain el argentino, que solo había logrado ver puerta en la Liga de Campeones. Marcó dos tantos contra el Leipzig y uno frente el Manchester City. No había conseguido anotar hasta ahora en la competición liguera.

Pochettino, que dejó fuera de la convocatoria a Sergio Ramos a pesar de que lleva varios entrenamientos con el grupo, situó de inicio a la terna mágica que forman Messi, Mbappé y Neymar.

Se le puso el partido de cara al líder, que a los dos minutos tomó ventaja cuando Mbappé desvió hacia la red un tiro lejano del argentino Leandro Paredes.

El cuadro parisino dominó pero no terminaba de sentenciar. El partido se le complicó a la hora de juego cuando Keylor Navas arrolló fuera del área a Ludovic Blas cuando encaraba la meta y fue expulsado.

Saltó al campo el portero español Sergio Rico, que sustituyó a Neymar. Y un cuarto de hora después, Randal Kolo Muani empató con un taconazo que sorprendió a Rico.

A pesar de jugar con diez y con el choque igualado, el París Saint Germain reaccionó y obtuvo premio. Apareció Messi. Su compenetración con Mbappé dio sus frutos.

El argentino buscó al francés con un pase que fue interceptado por Dennis Appiah. El balón voló hacia la portería visitante y alcanzó la red tras superar al portero Alban Lafont.

Cinco minutos después, en el 87, Messi sentenció el marcador. Recibió el balón de Mbappé, se hizo un espacio desde la frontal y ejecutó un tiro imposible para el meta visitante. El gol sentenció el partido.

Con información de EFE