Filtran lista de atletas que podían consumir sustancias prohibidas

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) confirmó que este lunes fue atacada otra vez por el grupo cibernético “Fancy Bear” que divulgó información de 26 atletas que participaron en los Juegos Olímpicos Río 2016.

La AMA informó en un comunicado que este grupo cibernético dio a conocer información confidencial de dos atletas de Argentina, uno de Bélgica, cuatro de Canadá, dos de Dinamarca, dos de Francia, ocho de Reino Unido, uno de Hungría, uno de España y cuatro de Estados Unidos de América.

Rafael Nadal, uno de los atletas que está en la lista de exenciones. Foto de ESPN
Rafael Nadal, uno de los atletas que está en la lista de exenciones. Foto de ESPN

Los atletas afectados son los de deportes de hockey sobre césped, atletismo, futbol, balonmano, ciclismo, esgrima, remo, golf, natación, tenis, tiro con arco y gimnasia.

Dicha institución reiteró que mantiene un trabajo activo con las autoridades policiales de Canadá y en otros lugares, y que toma precauciones para evitar otra intrusión a su sistema informático.

En otros ingresos clandestinos al sistema informático de AMA, este grupo cibernético ha revelado que algunos atletas han ingerido sustancias enlistadas como dopantes, pero lo han hecho como exenciones terapéuticas por parte de la misma AMA.

Serena y Venus Williams. Foto de ESPN
Serena y Venus Williams. Foto de ESPN

El tenista español Rafael Nadal, de quien se publicó su historial que contiene una inyección intramuscular de betametasona en 2009 y corticotropina en 2012, expresó este lunes en Zaragoza, España que “si me dan permiso, deja de ser prohibido”.

Otras tenistas que aparecen en la lista son Serena y Venus Williams y Petra Kvitova. También en las filtraciones se encuentra el fondista Mo Farah, los ciclistas Sir Bradley Wiggins y Cristopher Froome.

En su momento, la Federación Internacional de Tenis confirmó que los documentos filtrados por los hackers se tratan de “auténticas exenciones terapéuticas” que se concedieron “en el marco del programa antidopaje del tenis y de acuerdo con los estándares internacionales de la AMA”.

Chris Froome. Foto de Team Sky
Chris Froome. Foto de Team Sky

El grupo de piratas cibernéticos conocido como “Fancy Bear” accedió ilegalmente a la base de datos del Sistema de Administración y Gestión Antidopaje (ADAMS) a través de una cuenta del COI para los Juegos de Río 2016.

La AMA confirmó el ciberataque el pasado 13 de septiembre. Desde entonces “Fancy Bear” ha publicado datos médicos confidenciales de deportistas de alto rendimiento. Los deportistas de élite disponen de exenciones para uso terapéutico de medicamentos.

Los atletas son autorizados por federaciones internacionales y organizaciones nacionales antidopaje, por lo que la AMA hizo algunas aclaraciones al respecto.

Mo Farah. Foto de Beard Watch
Mo Farah. Foto de Beard Watch

“Hay deportistas que padecen enfermedades o están en una situación que requiere una sustancia o un método que figura en la relación de prohibidos y en esos casos ellos tienen que tener una autorización de uso terapéutico (TUEs) de la misma”.

Según la AMA, “estas exenciones solo las conceden las federaciones internacionales, las agencias nacionales antidopaje (NADOs) y los organizadores de grandes competiciones (MEOs) tras un exigente proceso de revisión definido en el Estándar Internacional de Exenciones de Uso Terapéutico (ISTUE) y la evaluación de tres médicos especialistas en medicina deportiva y/o otros especialistas relevantes”.

Petra Kvitova. Foto de Daily Pics Update
Petra Kvitova. Foto de Daily Pics Update

Las exenciones están sujetas a evaluaciones de la AMA como de las agencias antidopaje nacionales. Craig Reedie, presidente del organismo, lamentó que los atletas estén a disposición de estos documentos: “sean objeto de debate público en base a una información médica, confidencial y parcial”.

La AMA añadió: “No se debe exigir a los deportistas que justifiquen públicamente sus exenciones. El programa es una parte rigurosa y necesaria del deporte de elite y ha sido ampliamente aceptado por atletas, médicos y organizaciones antidopaje”.

Redacción