Emir dice que “Qatar no es ideal”, pero mejora, y promete Mundial “especial”
Foto de Facebook FIFA World Cup

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Thani, dijo  que su país “como otros, no es ideal“, en alusión a las críticas por la celebración del Mundial de futbol en el país árabe, pero se mostró “orgulloso” de las reformas introducidas por Doha a raíz del evento y prometió organizar una copa “especial”.

“Desde hace décadas Oriente Medio ha sufrido discriminación, que proviene en gran parte de personas que no nos conocen y rechazan el intentar conocernos (…) hasta ahora hay personas que no pueden aceptar la idea de que un país árabe islámico organice un torneo como la Copa del Mundo “, dijo Al Thani en su intervención ante el Foro de Davos, en Suiza.

“Qatar, como otros países, no es ideal (…) intentamos continuamente introducir mejoras y esperamos en un futuro más brillante (…) somos muy orgullosos por el desarrollo, los avances y las reformas que hemos introducido”, gracias a la organización del evento deportivo, añadió.

Asimismo, afirmó que está “agradecido por las luces que la Copa del Mundo arrojó sobre nosotros, y que nos ha inspirado a realizar estos cambios muy rápidamente, y confirmo que la próxima edición será especial”.

Varias organizaciones de derechos humanos, incluidas Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), han criticado las condiciones de trabajo y el maltrato a cientos de miles de trabajadores migrantes en Qatar, y denunciado “graves abusos” durante los preparativos del Mundial 2022.

Los migrantes en Catar, en su mayoría de países asiáticos, representan un 95 por ciento de la fuerza laboral y sufren presuntos abusos como impagos, horas excesivas de trabajo, restricciones de viaje, lesiones e incluso muerte sin compensación, entre otros.

Estas organizaciones sí han reconocido sin embargo los avances “en la protección de los derechos de los trabajadores migrantes por las reformas laborales introducidas por Doha” en los últimos años, si bien consideran que para muchos trabajadores esas reformas llegaron demasiado tarde y solo se han aplicado de forma parcial.

Entre otras reformas, Catar eliminó algunas restricciones del sistema de “Kafala” o patrocinio, que impedían a los trabajadores salir del país o cambiar de trabajo sin la aprobación de sus empleadores, que también retienen salarios.

“Creemos que el deporte es una herramienta para reforzar el cambio positivo y la tolerancia y el respeto, y capacitar a los jóvenes a unirse”, añadió el emir, mostrando su esperanza en que “os unáis a nosotros para disfrutar de este hermoso juego”, concluyó.

Con información de EFE