Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

El primer gol del Tri en México 86

El primer gol del Tri en México 86 - Foto de Internet
Foto de Internet

Así la historia del primer gol del Tri en México 86 y que está por cumplir 30 años

Hace 30 años, México se convertía en el primer país que organizaba dos veces una Copa del Mundo. En México 86, donde la Selección Nacional logró su mejor participación de la historia de los Mundiales, pero todo empezó con un gol memorable.

A las 12:00 h de un soleado 3 de junio, en el que las más de 100 mil personas que llenaron el Estadio Azteca tuvieron que cantar el Himno Nacional “a capela” debido a una falla en el sonido local, la Selección Mexicana regresaba a un Mundial después de que no lograra su calificación a España 82.

Era ya el sexto día de actividades del Mundial, el cual México se había ofrecido a organizar después de que Colombia anunciara su declinación y que estuvo a punto de cancelarse tras el terremoto de 8.1 grados que azotó a la capital del país el 19 de septiembre de 1985.

En ese Tri había grandes nombres, como el de Manuel Negrete, Javier Aguirre, Tomás Boy, Miguel España, Carlos Hermosillo, Cristobal Ortega y Javier Hernández (el papá del “Chicharito”), pero la historia tenía reservado un lugar de honor para uno de ellos: Fernando Quirarte.

“Yo me enteré que iría a la Selección un año antes del Mundial cuando, terminando un partido en el estadio Jalisco, mis directivos me avisaron en la cancha que el siguiente lunes me tenía que presentar al entrenamiento en la Ciudad de México, lo cual fue para mí algo muy alegre y emotivo”, recuerda el entonces defensa de Chivas, equipo donde militó desde 1973 hasta 1989.

Así que viajó a la capital para ponerse a las órdenes del entonces director técnico de la Selección, el serbio Bora Milutinovic, para realizar entrenamientos diarios y participar en giras por Centroamérica, Sudamérica y Europa.

Soñó que metía un gol

Cinco meses antes del mundial, el padre de Quirarte, quien también había sido jugador de Chivas, perdió la vida.

“Yo tenía mucha ilusión de que me viera jugando el Mundial, pero desgraciadamente no fue así”, dice Quirarte, quien también era apodado “el Sheriff”, debido a que comandaba una defensa de Chivas que era prácticamente impenetrable.

Pero la noche anterior a su debut en un Mundial, Quirarte tuvo un sueño que, horas más tarde, descubriría que más bien se trataba de una revelación: “Soñé que metía un gol”.

La jugada

Los minutos iniciales del primer partido de una Selección Mexicana en un Mundial tras ocho años de vigilia sirvieron para sacudir los nervios de los aficionados (que, a pesar del tiempo transcurrido, todavía tenían en la memoria la vergonzosa participación del Tri en Argentina 78) y de los jugadores, que venían de hasta dos años de preparación para este juego.

Después de 23 minutos de que la mayoría de las jugadas se llevaran a cabo a media cancha, se marcó un tiro libre, lo cual representaba una buena oportunidad para México ya que la escuadra de Bora era especialista en las jugadas a balón parado.

“Fue un tiro libre por el lado derecho, que normalmente los ejecutaba Tomás Boy, quien mandó el centro al área y, adelante de mí, llegó Javier Aguirre a tratar de rematar, pero la pelota se le pasó y después llegué yo atrás de él… y logré conectarla de cabeza para que Jean Marie Pfaff (el legendario portero de esa Selección de Bélgica) no pudiera hacer más”, relata el Sheriff.

Así, con un colocado cabezazo, había caído el primer gol de la Selección Nacional en el Mundial de México 86, obra de Fernando Quirarte.

La celebración

Más que el mismo gol, quizá la imagen que más permanece en las personas que presenciaron ese partido fue la celebración de Quirarte.

Tras anotar, el Sheriff se paró del suelo y corrió rápidamente hacia el centro de la cancha gritando y levantando los brazos hacia el cielo.

“Estaba dedicándoselo a mi padre, por eso me dio tanta euforia y levanté los brazos al cielo en agradecimiento a él”, relata el ahora comentarista de la cadena Fox Sports que, en ese entonces, tenía 29 años.

“Fue un bonito gol que sirvió para que México se enfilara a la victoria de 2 a 1 sobre Bélgica; lo recuerdo con mucho cariño y por el sentimiento que me dio esa jugada”, subraya.

El Mundial del “quinto partido”

En ese Mundial, Quirate anotaría otro gol en el tercer juego de la primera fase, ante Irak, y México avanzó hasta cuartos de final, el famoso “quinto partido”, donde fue eliminado en penales por la Selección de Alemania, la cual llegaría a la final y la perdería contra la Argentina de Maradona.

Como jugador, el “Sheriff” fue campeón con Chivas en 1987 y vistió las camisetas de Atlas (1987-1989) y Leones Negros (1989-1990); como entrenador, fue campeón con Santos en 2001 y también estuvo en el banquillo de Atlas, Jaguares y Chivas; además de que formó parte del cuerpo técnico de la Selección Nacional con Bora, en las eliminatorias del Mundial de Francia 98.

Con Selección, jugó 45 partidos oficiales, en los que anotó cinco goles, dos de ellos en México 86. Y aunque era posible que jugara otro Mundial, nunca lo logró, debido a que el Tri fue suspendido de toda competición antes de la Copa del Mundo de Italia 90 por una sanción que le impuso la FIFA tras detectar un caso en el que se falsearon las edades de jugadores que participaban en competencias juveniles, capítulo que es conocido como “Los Cachirules”.

Así la historia del primer gol del Tri en México 86 y que está por cumplir 30 años.

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)

copa del mundo México 86
Menú de accesibilidad