Minuto a Minuto

Internacional Trump propone una liga de lucha al estilo UFC compuesta por migrantes “violentos”
Trump dijo que le había sugerido a su amigo Dana White, presidente de la UFC, crear una competencia dedicada a migrantes
Nacional Tribunal de Apelación ratifica liberación de hermano de ‘ El Mencho ‘
Un Tribunal de Apelación confirmó el auto de libertad a Abraham "N", hermano de Nemesio Oseguera Cervantes 'El Mencho', líder del CJNG
Nacional Alcalde de Santiago, Nuevo León, pide que se emitan declaratorias de emergencia y desastre por lluvias
El presidente municipal de Santiago, en Nuevo León, mostró los efectos que han dejado las lluvias de los últimos días.
Internacional Una persona muerta por derrumbe de una vivienda en Cuba
Las intensas lluvias y las precarias condiciones de construcción en Cuba, especialmente en La Habana, son la causa de los derrumbes
Internacional Gobierno de Bolivia acusa a Evo Morales de buscar una “crisis estructural” con bloqueos
La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, señaló a Evo Morales por pretender "generar un escenario de crisis estructural"
El deporte, dividido ante la posibilidad de que Rusia vuelva a la competición
Vista del acceso a la sede del Comité Olímpico ruso tras una reja decorada con los anillos olímpicos en Moscú (Rusia) en una foto de archivo. Foto de EFE/ Sergei Ilnitsky

La decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de abrir la puerta a la readmisión de los deportistas rusos y bielorrusos en las competiciones, con condiciones y bajo la premisa de que “nadie puede ser discriminado en razón de su pasaporte”, ha sido recibida con indignación en Ucrania, con recelo en Rusia y con inquietud en otros países, si bien las federaciones y comités agrupados bajo el paraguas olímpico han cerrado filas en torno a la medida.

El comité olímpico de Ucrania mantendrá el próximo viernes una asamblea general extraordinaria para debatir si debe boicotear los Juegos Olímpicos de París 2024 en caso de que participen rusos y bielorrusos, aunque sea bajo bandera neutral.

Ni un solo deportista ruso de renombre ha condenado abiertamente la invasión rusa y la actuación de sus líderes políticos”, subrayó Zhan Beleniuk, oro olímpico en Tokio 2020 en lucha grecorromana y diputado en el Parlamento ucraniano.

Según él, la mera aparición de rusos y bielorrusos en el deporte de élite sería una señal de que la comunidad internacional está “aceptando” gradualmente la agresión rusa contra Ucrania.

Beleniuk apuesta por crear una coalición con otros comités olímpicos nacionales para presionar al COI. El ministro de Deportes polaco, Kamil Bortniczuk, declaró la semana pasada que su país y el Reino Unido estaban liderando los esfuerzos para formar dicha coalición.

Aparte de Ucrania, la mayoría de las voces contrarias al regreso de Rusia procede precisamente de los gobiernos y los responsables deportivos de países geográficamente próximos al conflicto, como Polonia y los estados bálticos, además de los nórdicos y los británicos. También de asociaciones independientes de deportistas.

Alejandro Blanco: “Hablamos de olimpismo, de integración”

El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, ha sido este martes el último dirigente deportivo en pronunciarse, alineado con el COI al recordar que el olimpismo es “integración”.

“Ha habido varias reuniones del COI, primero con 150 representantes de deportistas, luego con los 206 comités nacionales del mundo y con las federaciones internacionales tanto de verano como de invierno, y se acordó intentar que participen los deportistas rusos y bielorrusos con dos condiciones: bajo bandera neutral y que no se hayan destacado en manifestaciones a favor de la invasión”, resumió.

Es un tema muy delicado”, admitió, “porque también nos tenemos que poner en la piel de lo que está sufriendo Ucrania. Es duro y hay que entender las declaraciones de las autoridades políticas y deportivas ucranianas. Pero estamos hablando de olimpismo, de integración, de que no ganamos nada si en cualquier competición no pueden participan los rusos. El Movimiento Olímpico está por encima, está alejado de la política, para que ese punto de encuentro se consiga a través del deporte”.

El responsable del olimpismo español recordó que “ya ha habido más problemas bélicos y siempre el Movimiento Olímpico, y también las federaciones no olímpicas, han intentado que las diferencias se queden en otro lado y que podamos conseguir a través del deporte un mundo mejor”.

“Es lo que tenemos que defender, entendiendo y sintiendo que la situación del pueblo de Ucrania es muy difícil y que una invasión como la que se ha producido no debería ocurrir nunca. Eso no lo podemos cambiar”, dijo Blanco en un acto con la selección española de balonmano, “pero sí concienciar a la gente de que hay otra vida y con el deporte podemos tener un mundo mejor”.

Una decisión “inadmisible” para algunos Gobiernos

“Moralmente equivocada” o “inadmisible” son algunos de los calificativos empleados por las autoridades polacas y bálticas para referirse a la posible readmisión, aunque ninguna declaración ha llegado a la gravedad de los términos empleados por Mykhaylo Podolyak, asesor de la presidencia ucraniana, que escribió en Twitter.

“El COI es un promotor de la guerra, el asesinato y la destrucción. El COI mira con placer cómo Rusia destruye Ucrania y después le ofrece una plataforma para promover el genocidio y alienta sus futuros asesinatos. Obviamente, el dinero ruso que compra la hipocresía olímpica no huele a sangre ucraniana, ¿verdad, señor Bach?”, dijo.

El organismo olímpico reaccionó con un comunicado en el que rechazaba “de la manera más enérgica posible esta y otras declaraciones difamatorias”.

“No pueden servir de base para ninguna negociación constructiva. Por tanto, el COI no hará más comentarios al respecto”, añadió la entidad presidida por el alemán Thomas Bach.

Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, ya mostró su oposición al regreso de los deportistas rusos y bielorrusos como neutrales al asegurar que “no existe algo como la neutralidad cuando hay una guerra en curso”.

“Ya sabemos cómo utilizan las tiranías el deporte para sus intereses ideológicos. Es obvio que cualquier bandera neutral de los deportistas rusos estará teñida de sangre. Invito al señor Bach a Bakhmut para que vea con sus propios ojos que la neutralidad no existe”, agregó en referencia al enclave de la región de Donestk donde los ejércitos rusos y ucranianos libran fuertes combates.

En la escala verbal de declaraciones contra la decisión del COI, inmediatamente por detrás de los líderes ucranianos figura la asociación Global Athlete, que considera que el ente internacional “envía un mensaje de apoyo a la brutal guerra e invasión de Ucrania”.

“Al permitir la participación de los deportistas rusos y bielorrusos, el COI fortalece la maquinaria rusa de propaganda, empodera el régimen de Putin y socava la paz”, indicó la agrupación que dirige el canadiense Rob Koehler, ex subdirector general de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

“El regreso de rusos y bielorrusos a la competición internacional, especialmente a los Juegos Olímpicos de París 2024, hará que el Estado ruso los utilice una vez más para reforzar el esfuerzo bélico y distraer la atención de las atrocidades cometidas en Ucrania. Esta decisión obliga a las otras 204 naciones que asistirán a los Juegos a apoyar y competir contra un ejército de atletas obligados a respaldar la invasión rusa de Ucrania”, añadió Global Athlete nada más conocer la decisión.

El COI afirma que la equidad exige que ningún atleta sea castigado por las acciones de su gobierno. Esta postura ignora la realidad del deporte internacional como herramienta de la geopolítica: el equipo olímpico ruso forma parte del Estado ruso y los deportistas rusos no son políticamente libres. Cada ruso que compita en París tiene el potencial de incitar a que se pierdan más vidas en Ucrania”, indicó con contundencia.

Rusia, también insatisfecha

Pero la postura del COI, que facilitaría la entrada de rusos y bielorrusos en los torneos preolímpicos que proliferarán este año -de no hacerlo, se quedarían fuera de París 2024 incluso si para entonces hubiera acabado la guerra-, tampoco ha gustado en Rusia, por esas condiciones que se imponen para su regreso.

La principal es que los deportistas “no hayan apoyado de forma activa la guerra de Ucrania”.

El ministro de Deportes ruso, Oleg Matitsin, calificó de “inadmisible” este requisito. “La política no puede ni debe mezclarse con el deporte”, dijo. “Para nuestros deportistas representar a la patria es un honor y motivo de orgullo. Siempre ha sido así”, recalcó.

Si algún ruso se manifiesta contra la operación especial, contra defender su tierra natal, serán unos traidores. Que lo hagan, pero después que abandonen Rusia, su patria”, opinó Alexandr Tíjonov, campeón olímpico de biatlón en cuatro ocasiones entre 1968 y 1980.

El presidente del Comité Olímpico Ruso (COR), Stanislav Pozdniakov, dijo que están “categóricamente en contra de cualquier limitación, demanda adicional o sanción que incumba a la ciudadanía de los deportistas”.

“La prioridad sigue siendo la misma, garantizar los derechos e intereses de nuestros deportistas. En igualdad de condiciones, sin discriminaciones”, subrayó.

La campeona olímpica de patinaje de velocidad Svetlana Zhúrova se preguntó: “¿Qué quieren? ¿Que alguno de los chicos que entrenan en Rusia den la espalda a la operación militar especial y no la apoyen? Es algo que no puedo ni imaginar”.

Zhúrova, diputada por el partido del Kremlin, Rusia Unida, opinó que es posible que finalmente solo puedan participar en París aquellos rusos que viven y se entrenan en el extranjero.

Con todo, la postura oficial del Kremlin es de momento más moderada y quitó hierro a la alusión del comunicado COI a la “operación militar especial” que comenzó en febrero de 2022.

“No hay nada extraordinario en la declaración. Pero es muy importante que nuestros chicos puedan participar en los torneos internacionales y en los Juegos”, dijo Ígor Levitin, asesor presidencial.

No dudó en calificar de “éxito” la readmisión y llamó a las federaciones nacionales a ponerse manos a la obra para coordinarse con las internacionales.

La comunidad olímpica entiende que sin Rusia no pueden celebrarse unos Juegos Olímpicos”, subrayó.

El nadador Yevgueni Rilov, triple medallista en los Juegos de Tokio, y el gimnasta Ivan Kuliak, con varios podios en Copas del Mundo, son algunos de los deportistas rusos que han aparecido con la ‘Z’ -símbolo de apoyo a la invasión- en el pecho.

Las federaciones tienen la última palabra sobre Rusia

El COI cuenta con el respaldo de sus socios en el Movimiento Olímpico, las asociaciones de federaciones y de comités olímpicos nacionales. La primera (ASOIF) se reunirá el 3 de marzo para estudiar “esta cuestión sensible”, aunque coincide con el COI en “el derecho de los deportistas a ser tratados sin discriminación” y en que “la inclusión envía un fuerte mensaje de paz”.

La asociación de comités (ACNO) se expresó en términos muy similares: “Compartimos la firme convicción del Movimiento Olímpico de que no debe impedirse a los deportistas competir en función del pasaporte que posean y de que debe estudiarse una vía para que los atletas rusos y bielorrusos puedan volver a competir bajo condiciones estrictas”.

Confiamos en que el COI dirija este proceso, en consulta con las federaciones y la familia de CONs”, añadió.

Las federaciones, que establecen los criterios de selección para los Juegos Olímpicos, tendrán la última palabra sobre la admisión de rusos y bielorrusos en sus torneos preolímpicos. Su buena disposición anticipa una decisión favorable a su regreso a las competiciones y, por tanto, a los Juegos. Ya hay deportistas clasificados para París 2024 en tiro, gimnasia, hípica, futbol, triatlón, surf, baloncesto y balonmano, deporte en el que la selección masculina de Dinamarca obtuvo el pase al ganar el pasado domingo el campeonato del mundo.

Con información de EFE