Dani Alves, en el primer paso hacia su último gran objetivo
Dani Alves, en el primer paso hacia su último gran objetivo. Foto de EFE

En el ocaso de su carrera, Dani Alves se puso dos objetivos: perseguir dos títulos que le faltaban en un palmarés de leyenda.

Los Juegos Olímpicos, que ganó en verano de 2021 en Tokio, y el Mundial, que persigue en Qatar a sus 39 años tras una controvertida convocatoria.

Y es que el histórico lateral derecho no jugaba desde el pasado 24 de septiembre, con la camiseta de un Pumas mexicano con el que aún le quedan siete meses del que todo apunta a ser su último contrato.

Sin embargo, su importancia para el grupo y el hecho de que la FIFA amplió el número de convocados a 26 hizo que Tite contase con un Dani Alves que, tras perderse Rusia 2018 por lesión, este viernes, siendo titular frente a Camerún, disputó la que está siendo su tercera Copa del Mundo.

Y lo hizo de capitán, lo que refleja a las claras su importancia dentro del vestidor. Uno en el que muchos no le querían, y a los que no dudó en responder tras verse en la lista.

“Infelizmente no estamos aquí para agradar a todo el mundo, estamos aquí para no fallarle a quienes confiaron en nuestra entrega, dedicación, el amor que sentimos por el deporte, por vestir esta camiseta y por poder lograr grandes cosas con esta camiseta”, dijo en un vídeo compartido en su cuenta oficial de Instagram.

“Estoy muy feliz en saber la noticia que me llena de orgullo, porque cuatro años atrás estábamos en la misma situación que acabó dejándome fuera por una lesión grave. Las lágrimas en aquel día eran de tristeza y ahora son de alegría”, añadió.

No ajeno a las críticas y respondiendo siempre, Dani Alves vivió con alegría la concentración antes de que llegase su momento.

Y fue este viernes, cuando igualó a Roberto Carlos, quien vio el partido desde el palco, como el segundo jugador con más internacionalidades en la historia de Brasil, al sumar 125 encuentros. Por delante solo Cafú, con 142.

Inalcanzable récord para un lateral derecho que antes de debutar compareció en zona mixta para demostrar, de nuevo, su compromiso con su país. Como reflejó su cara de emoción mientras cantaba el himno antes del partido frente a Camerún.

“Mi misión es dar lo mejor en favor del equipo. En los dos partidos que no he estado el equipo necesitaba un defensa, yo soy más de ataque. Estoy para servir a Brasil. Si tengo que tocar la batería, seré el mejor batería. Dadme una misión y yo la ejecutaré”, dijo. Puro Dani Alves.

90 minutos frente a Camerún que puede no acaben siendo de mera rotación con la clasificación ya en el bolsillo, ya que Tite tiene a los otros tres laterales puros ‘tocados’: Danilo y Alex Sandro llegaban lesionados, y Alex Telles se fue entre lágrimas tras un fuerte golpe en la rodilla derecha.

Militao puede actuar en el lateral derecho. Ya lo ha hecho durante su carrera y Tite le eligió contra Suiza para sustituir a Danilo. Marquinhos fue el que entró por Telles, como parche, sin más opciones a las que poder agarrarse.

Situación que hace que los laterales se hayan convertido en la debilidad de una Brasil candidata a todo y que abre una oportunidad a Dani Alves.

Con información de EFE